El Real: vocación turística fortalecida con la cultura

Los paseantes por el Real podrán hacer mucho pero no aburrirse, les recibe en estos días de fiesta lo mejor de la gastronomía local, pero también una alternativa cultural que no es fácil de ignorar.
Los mineros comenzaron a llevar a sus hijos menores de un año el día de su fiesta, adaptaron como cunas las cajas de madera donde se almacenaba la dinamita, en las que los bebés son acercados a la imagen para pasar el manto milagroso por su rostro...
Los mineros comenzaron a llevar a sus hijos menores de un año el día de su fiesta, adaptaron como cunas las cajas de madera donde se almacenaba la dinamita, en las que los bebés son acercados a la imagen para pasar el manto milagroso por su rostro... (Arturo González)

Real del Monte

Teatro, arte, trova e historia, Real del Monte mantiene vigente su vocación turística que adquirió cuando fue nombrado pueblo mágico, un esfuerzo donde se combina la participación de la iniciativa privada, autoridades y sociedad civil.

Los paseantes por el Real podrán hacer mucho pero no aburrirse, les recibe en estos días de fiesta lo mejor de la gastronomía local, pero también una alternativa cultural que no es fácil de ignorar.

La vieja sede del sindicato minero es hoy el lugar del teatro, un grupo de entusiastas lo adoptaron y lo nombraron Foro Azul, y semanalmente ofrecen funciones de teatro gratuitas, en el que tienen lugar las propuestas escénicas de los egresados del Instituto de Artes de la Universidad Autónoma de Hidalgo (UAEH).

Pero no es el único lugar de interés para quien visita el Real, la tradición minera está latente, y si se desea se puede conocer desde dentro el funcionamiento de una mina, una historia compartida por los mismos trabajadores en dos museos de sitio, la mina de Acosta y la Dificultad.

Vocación que comparten con el Museo de la Medicina Laboral, que como los museos de sitio son administrados por el Archivo de Minería A.C., donde los visitantes podrán conocer el instrumental usado en antiguo nosocomio, que aún conserva los registros de los mineros hospitalizados, y que pueden ser consultados por cualquiera.

La historia del pueblo es vasta, y uno de sus puntos de mayor interés es el Panteón Inglés, edificación reconocida por la Unesco como patrimonio de la humanidad, al ser muestra latente de la tradición Cornish en Real del Monte, una relación no termina aún.

Y los museos no acaban, la UAEH rescató la Casa Grande, que por un tiempo sirvió de escuela de platería, y que hoy muestra a sus visitantes la obra del pintor hidalguense Byron Galvez en una exposición temporal.

Quien acceda a Casa Grande verá la evolución del trabajo del artista originario de Mixquiahuala, obra considerada por algunos la primera muestra de arte contemporáneo en el país, y con aportación al arte urbano.

:CLAVES

QUÉ HACER

En estos días de fiesta espera al visitante lo mejor de la gastronomía local, pero también una alternativa cultural que no es fácil de ignorar.

La tradición minera está latente, se puede conocer desde dentro el funcionamiento de una mina, una historia compartida por los mismos trabajadores.