Insatisfacción ciudadana influyó en elección, dice alcalde tapatío

Tras la debacle del PRI este 7 de junio, Ramiro Hernández reparte culpas y afirma que al gobierno le toca “atender la voluntad de los ciudadanos”.
Ramiro Hernández, presidente municipal de Guadalajara, durante su participación en el análisis.
Ramiro Hernández señaló que resultados so una forma de manifestación de insatisfacción de los ciudadanos. (Jorge Carballo)

Guadalajara

Para el alcalde de Guadalajara, Ramiro Hernández García, los resultados de la jornada electoral de este domingo, donde el Partido Revolucionario Institucional (PRI) perdió la mayoría de los municipios de la zona metropolitana que hoy gobierna, incluida la capital del estado, “no son más que una forma de manifestación de insatisfacción de los propios ciudadanos”.

En entrevista con varios medios de comunicación mencionó que son varios los factores por los cuales se pierde una elección, pero subrayó uno: “Cuando los resultados son adversos al partido que está en el gobierno, es sin duda una forma de expresar una insatisfacción con relación a lo que está sucediendo”.

Al ser inquirido sobre si en el caso de Guadalajara su desempeño también influyó en haber perdido, y que ganara el candidato del partido Movimiento Ciudadano (MC), Enrique Alfaro Ramírez, con una victoria contundente de más de treinta puntos, Hernández García dijo que no se puede atribuir a un solo actor el haber perdido.

“El resultado va más allá de una señal meramente local. Por un lado yo les diría que quien está resultando ganador no es la primera vez que gana, es la segunda vez. Hay que recordar que hace tres años fue MC quien ganó la capital, (con Alfaro) como candidato a gobernador. Entonces lo que estamos viendo hoy es el refrendo de una voluntad que ya se había manifestado”, opinó.

El alcalde añadió que las condiciones de la economía y de bienestar de muchas personas no están en los mejores términos y además se generó una expectativa que no se ha cumplido; lo mismo en el tema de inseguridad.

“Creo que el día de ayer se cumplió con una responsabilidad, con un derecho. Quienes acudieron a las urnas a emitir su voto expresaron una voluntad y a quienes participamos en la vida pública nos corresponde respetarla y acatarla en todos sus términos”, ofreció.

Ramiro Hernández dijo que la alternancia se volvió ya una forma de manifestación de la voluntad ciudadana en Jalisco y en México, a lo cual se debe estar muy atento a corregir.

“Ni las victorias ni las derrotas son eternas, son coyunturales”, advirtió.

Respecto a la administración municipal que habrá de entregar a Enrique Alfaro en tres meses, el primer edil tapatío dijo estar tranquilo pues se ha desempeñado en apego a la ley. “Desde luego estaremos entregando cuentas claras y entregando de manera ordenada la administración”, señaló, confiando en que  sus colaboradores hagan lo propio en cada una de sus áreas.

“Nos quedan poco más de tres meses y no vamos a bajar la intensidad. Queremos entregar buenas cuentas, hay proyectos en marcha que queremos concluir”, puntualizó.

Ramiro Hernández espera reunirse pronto con su sucesor, a quien consideró como “una gente experimentada, que ha mostrado capacidad... está ante la expectativa de dar buenos resultados. Ahí dependerá mucho de las circunstancias y del desempeño. Los ciudadanos confiaron en él y seguramente podrá cumplir”.