Rafael Yerena dirigirá FTJ 6 años más

El también diputado federal rindió protesta ante el nuevo líder de la Confederación de Trabajadores de México

Guadalajara

El reinado sindical de Rafael Yerena Zambrano en Jalisco se extenderá seis años más tras renovar su cargo durante el Congreso Estatal Ordinario de la Federación de Trabajadores de Jalisco (FTJ), en el que por medio de asamblea, los trabajadores literalmente no tuvieron de otra, más que elegir a Yerena, que junto a su planilla fue la única opción registrada.

Por primera vez en su historia el teatro José Pablo Moncayo del Palacio de la Cultura y la Comunicación (Palcco) en Zapopan, - que fue el recinto elegido para este congreso – escucharon retumbar en sus muros tambores, matracas, porras y esa famosa frase que abunda en los estadios de futbol en nuestro país (“¡Ehh puto!”), pero que el día de ayer, formó parte del folclor sindical de la FTJ.

La impaciencia se comenzó a apoderar de muchos de los trabajadores que respondieron a la convocatoria de un evento programado las 10:00 horas, pero que cerca de las 11:30 aun no comenzaba, “en unos momentos más arribará el Gobernador del Estado”, anunciaron por micrófono tratando de apaciguar la rechifla, y de paso, quitándole la culpa del retraso al nuevo líder de la Confederación de Trabajadores de México, Carlos Aceves del Olmo, pues Aristóteles Sandoval ya se encontraba en el recinto desde varios minutos antes que el sustituto de Gamboa Pascoe.

Finalmente el evento comenzó y con ello el show de aplausos y porras hacía los integrantes de un presídium integrado por 18 sujetos que al parecen no tienen entre sus prioridades el tema de equidad de género, todos ellos hombres, ninguna mujer a la vista salvo las conocidas como edecanes, pero ahora llamadas por algunos “asistentes de protocolo”, para dignificar el puesto.

Los protagonistas del evento comenzaron a tomar la palabra uno tras otro, “¡chiquitibum a la bim bom ba, Yerena, ra, ra, ra!”, le gritaron los trabajadores al dirigente sindical que les respondió llevándose la palma de su mano derecha al corazón y luego hizo un ademán de abrazo y en su discurso llamó a los trabajadores a mantenerse unidos enfrentar las amenazas que acechan al trabajador, entre ellas la inseguridad, los temas de salud pública y “el fantasma del desempleo”.

Le siguió al micrófono Carlos Aceves del Olmo, el nuevo dirigente nacional que se calificó a sí mismo como un “autodidacta” cuya formación académica concluyó en la primaria, y sólo trabajo por cinco años, pero ponerse “cerca de Fidel Velázquez para salir en la foto”, le dio el protagonismo necesario para llegar a donde ahora está, donde dijo, no pretende “romper record de estancia”, frase que contrastó con las figuras plasmadas en un mural a su espalda, entre ellos Heliodoro Hernández Loza, Leonardo Rodríguez Alcaine, Joaquín Gamboa Pascoe y Fidel Velázquez, quienes al parecer formaron un matrimonio con el liderazgo sindical, del cual solo la muerte pudo separarlos.

El líder nacional escuchó la lectura de la planilla encabezada por Rafael Yerena y en afán democrático preguntó si existía alguna otra más que se quisiera registrar, pero no la hubo, Yerena Zambrano tomó protesta por seis años más a un cargo que ya ostento, por elección de la asamblea, durante doce.