Quitan a Ciudad Deportiva valor ambiental por estadio

El jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, derogó el decreto que determinaba que la Magdalena Mixhuca era un bosque urbano; edificarán ahí la casa de los Diablos Rojos.
El estadio de futbol Jesús Martínez Palillo cuenta con pista de atletismo.
El estadio de futbol Jesús Martínez Palillo cuenta con pista de atletismo. (Sara Escobar/Archivo)

México

El Gobierno del Distrito Federal quitó la protección de área de valor ambiental a la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca en junio de este año y cinco meses después anunció la construcción del nuevo estadio de beisbol de los Diablos Rojos en un área arbolada de 70 hectáreas.

El jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, derogó en junio un decreto emitido en 2006 que protegía el espacio de la Ciudad Deportiva con una categoría de bosque urbano, bajo el argumento de “que las áreas verdes se encuentran fragmetadas”.

Para diciembre se anunció la construcción de un estadio con capacidad para 15 mil personas y una inversión de 60 millones de dólares.

Además el equipo de Alfredo Harp Helú se comprometió con el gobierno capitalino a invertir 50 millones de pesos en la remodelación del estadio Fray Nano, que ocuparán temporalmente, mismo que no había recibido recursos extraordinarios desde hace al menos 15 años.

Desde el 27 de septiembre de 2006, según lo que establecía el decreto que lo convertía en bosque urbano, el área de la Magdalena Mixihuca quedaba exenta de construcciones de vivienda e industriales, además en sus delimitaciones se debía conservar el equilibrio ambiental de la flora y la fauna que ahí habitan.

En total, con la disposición, se logró proteger 30 especies animales, como ardillas, lagartijas, ratones de campo y una especie de pájaro denominada cardenalito, endémico de la región.

En 2006 el GDF determinó que la Ciudad Deportiva posee un valor ambiental y contribuye a mantener el mejoramiento del clima, el control de la erosión y a disminuir la contaminación del aire por ruido y por partículas contaminantes.

En el decreto que firmó el entonces jefe de Gobierno, Alejandro Encinas, se instruía a las autoridades delegacionales que tuvieran que administrar el lugar, la obligación de conservar las especies vegetales que sumaban un total de 96 distintas como trueno, jacaranda, fresno, olmo y cedro blanco.

Según un estudio realizado en esos años, se determinó que el crecimiento desordenado de la zona propició el deterioro de la vegetación y el aprovechamiento de los espacios recreativos.

Las autoridades en ese entonces destacaron la necesidad de que se contara con un programa de manejo específico para la Ciudad Deportiva, con el fin de recuperar un espacio que podría contribuir a disminuir los efectos de la contaminación en la zona donde el crecimiento demográfico había aumentado en los últimos años.

Específicamente, la delegación de Iztacalco pidió en 2006 la determinación de esa área como de valor ambiental para evitar que el deterioro siguiera acabando con las zonas verdes.

La determinación se mantuvo durante la administración de Marcelo Ebrard y los espacios no sufrieron ningún cambio. Sin embargo, nunca fue elaborado ni decretado el plan de manejo del bosque urbano que daba los criterios específicos con los que debía tratarse dicho espacio.

REHABILITACIÓN PENDIENTE

En junio de 2014 la Secretaría de Medio ambiente realizó un estudio técnico donde determinó que la vocación inicial para las instalaciones era la de hacer deporte y que las áreas verdes estaban separadas entre sí y no constituían un bosque urbano.

El decreto de 2014 no cuenta con mayores fundamentos y tampoco adjunta el estudio técnico de la Secretaría del Medio Ambiente, por lo que con el aval de la Seduvi dejó sin efectos el decreto de 2006.

De acuerdo con el director del Instituto del Deporte del DF, Horacio de la Vega, se contaba con un plan de modernización del deportivo por un total de 80 millones de pesos, según las declaraciones hechas por el funcionario en junio.

AMBIENTALISTAS OPINAN

Algunas organizaciones ecológicas como Mi árbol y Reforestamos México lamentaron la decisión del gobierno capitalino por considerar que el retiro de la protección abre la posibilidad a reducir las pocas áreas verdes en el DF.

Respecto al argumento que las áreas se encuentran fragmentadas aseguraron que si bien la composición original de la Ciudad Deportiva no era la de un bosque urbano, dadas las condiciones actuales de la Ciudad de México y los espacios para colocar áreas verdes deberían aprovecharse y conservarse las zonas que cuentan con arbolado suficiente.