"Difícil volver a sembrar sorgo en el próximo ciclo"

Javier Esquivel es productor en Francisco I. Madero, y ha visto su cosecha de 10 hectáreas totalmente afectada por el pulgón amarillo, por lo que sólo espera cosechar 20 toneladas.
Javier Esquivel, productor de sorgo en Francisco I. Madero.
Javier Esquivel, productor de sorgo en Francisco I. Madero. (Sergio Enrique Guajardo )

Francisco I. Madero, Coahuila

Javier Esquivel, productor con 10 hectáreas de sorgo en el ejido San Isidro, en el municipio de Francisco I. Madero, dijo que difícilmente volverá a sembrar sorgo forrajero en el próximo ciclo agrícola.

"La situación está muy grave de hecho se esperan sólo 20 toneladas".

La plaga del Pulgón Amarillo, también está presente en otros estados de la República Mexicana, como Tamaulipas, se supone que de ese Estado emigró para la Comarca Lagunera, por las lluvias y las altas temperaturas.

A los 70 días de nacida la planta, detectamos la presencia de la plaga del Pulgón Amarillo, actualmente estamos aplicando insecticida, estamos esperando hacer una aplicación secundaria, se aplico "Malathion 1000".

"Lo único que nos queda es controlar la plaga para que no afecte a más cultivos".

El "Malathion 1000" es un insecticida organofosforado sintético de amplio uso en agricultura con actividad por contacto, ingestión e inhalación. De gran efecto de choque y bajo poder residual.

Interfiere la transmisión de los impulsos nerviosos por inhibición de la colinesterasa.

En estado puro es un líquido incoloro. El malatión de calidad técnica, que contiene más de 90% de pureza, es un líquido pardo-amarillento cuyo olor recuerda al ajo.

"Tengo de vecino 10 hectáreas de algodón y estoy previendo para que no se disperse, pero de alguna manera hay que proteger".

Esquivel aseguró que la situación es grave en toda la Comarca Lagunera, "de la producción depende mi familia, somos 5 personas, parte de la gente que contratamos para la labor, desde la pre siembre hasta la cosecha".

"Pedimos al gobierno que voltee a ver a los campesinos, que no nos se pongan trabas para poder obtener los apoyos, las ganancias no se esperan, de hecho hasta se queda uno psicológicamente mal para volver a sembrar sorgo el año que entra".

"La necesidad de los estableros es mucha, ya que el sorgo forrajero sirve como alimento para el ganado, pero con las afectaciones de la plaga, su rendimiento va a ser muy bajo y es probable que nos lo compren a precios muy bajos, pero vamos a esperar a ver qué va a pasar".