Recurren algunos vallartenses a casas de empeño

Los meses de mayor operación en casas de empeño en Puerto Vallarta,  tradicionalmente son septiembre y octubre.

Guadalajara

Por tratarse de un destino turístico en el que los meses de diciembre y enero e incluso hasta marzo representan una buena temporada en cuanto a la afluencia de visitantes, en Puerto Vallarta la llamada “cuesta de enero” no afecta en gran medida a las familias.

Es por ello que en años anteriores la ciudadanía no se había visto en la necesidad de recurrir al Nacional Monte de Piedad u otras casas de empeño en la medida que sucede en ciudades como Guadalajara e incluso el mismo Distrito Federal, sin embargo la situación ha cambiado un tanto los últimos años.

Encargados de sucursales locales, indicaron que la actividad turística en el destino se mantiene en estas fechas e incluso se extiende hasta los meses de marzo o abril, no obstante las difíciles condiciones económicas de los últimos años ha llegado a pesar en los bolsillos a familias que en otras ocasiones no padecían, por lo que en consecuencia la economía está afectada de manera considerable.

“En años pasados en estas fechas casi toda la gente tenía algo de dinero y entonces no tenían tanta necesidad de acercarse con nosotros, por el contrario la mayor actividad que se registraba era el desempeño de sus prendas, pero los últimos años se ha dado una variable debido a la situación económica que se vive”.

Miles dedicados al turismo, los trabajadores en estas fechas tienen dinero ya sea porque reciben pagos extras por comisiones o por propinas, pero en virtud de que todo se ha encarecido no falta quien tenga que recurrir al empeño.

Del comportamiento que se espera en los primeros días del año estadísticamente, dijeron que se desconoce lo que vaya a suceder en enero, “son más o menos la  misma cantidad de usuarios que acuden en el primer mes, de acuerdo a la experiencia no ha habido mucha variación ni tampoco hemos tenido mucho empeño o incremento en enero”.

Los meses de mayor operación en casas de empeño en Puerto Vallarta,  tradicionalmente son septiembre y octubre, “en los que la gente tiene más necesidad y se acerca por algo de dinero para solventar los gastos, empeñando principalmente alhajas de oro aunque también relojes tanto de oro como algunos otros  denominados como finos, aunque lo más fuerte son cadenas, anillos, aretes y pulseras, así como aparatos electrónicos”.

En el caso del Monte de Piedad, las personas que recurren al empeño, entre el 80 y 85 por ciento recuperan sus prendas, aunque se trata de una institución que maneja muy bajas tasas de interés.