Puerto Vallarta hoy es un destino más seguro: fiscal general

Luis Carlos Nájera aseguró que el arranque del Operativo Preventivo Semana Santa 2014, no es significativo únicamente por dos semanas sino que tiene que ser una lucha permanente.

Puerto Vallarta

“Puerto Vallarta es un destino seguro pésele a quien le pese”, manifestó Luis Carlos Gutiérrez Nájera de Velasco, fiscal general del estado de Jalisco, en el arranque del Operativo Preventivo Semana Santa 2014.

El funcionario exhortó a los sectores a hablar bien de este destino ya que, subrayó, hoy por hoy es un sitio seguro, “a veces no comparamos lo que está pasando en otros lados, no vemos otros destinos donde están teniendo problemas del tema del crimen organizado y a los que la gente dejó de ir”.

En presencia de un grupo de estudiantes, aseguró que gracias al trabajo realizado por los tres niveles de gobierno es que se puede decir en este momento que Puerto Vallarta es un mejor lugar, que está más limpio y es más seguro porque se han acabado poco a poco con las pugnas que existían.

“Es una política nacional, ya no hay celos, ya no hay división entre los niveles de gobierno, hoy estamos y tenemos que trabajar todos unidos. Tenemos que hablar bien de Vallarta, tenemos que hablar bien de Jalisco y tenemos que hablar bien de México”.

Lamentó que lo único que se logra al hablar mal del país, es ahuyentar ese capital que mañana dará de comer a mucha gente, por lo que pidió ser conscientes y se anteponga la realidad al problema que, reconoció, existe en México.

“A mí me preguntan muchas veces los empresarios si deben de tener miedo; si son narcotraficantes sí deben de tenerlo porque más del 90 por ciento de los que aparecen muertos, están vinculados con el crimen organizado, La gente de bien no tiene que tener miedo, tiene que salir a la calle y debe de colaborar con nosotros, las autoridades”.

Finalmente, el Fiscal General aseguró que el arranque del Operativo Preventivo Semana Santa 2014, no es significativo únicamente por dos semanas sino que tiene que ser una lucha permanente.