Puentes en la metrópoli, mucho más que peatonales

Un estudio de la UdeG señala que el 80% de estas estructuras en la ciudad están en malas condiciones, además de que son inseguras.
Vecinos de El Sauz temen ser asaltados en el puente ubicado en Patria.
Vecinos de El Sauz temen ser asaltados en el puente ubicado en Patria. (Nacho Reyes)

Guadalajara

Los puentes peatonales no solo llegan a cumplir la función de brindar seguridad a los peatones en el cruce de vialidades, también hay aquellos que se convierten en trampas sin salida y armatostes que aprovechan empresas privadas para la publicidad, que por lo general afectan la imagen urbana del Área Metropolitana.

“Me da miedo pasar de noche, porque sí he escuchado de algunos casos en que asaltan si pasas después de las 10 (pm), además de que hay poca gente y está muy oscuro y desde afuera no se ve nada”, señaló Berenice González sobre la estructura ubicada en la estación Patria de la Línea 1 de Tren Ligero, a la altura de El Sauz, en Guadalajara.

El diseño de los puentes puede ser algo que juegue en contra de los usuarios, que al cruzar por estos se convierten en una víctima potencial para la comisión de delitos como el robo. En el Área Metropolitana de Guadalajara, de acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Guadalajara (UdeG) a través del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), existen alrededor de 400 puentes peatonales, de los cuales se estima que el 80 por ciento se encuentra en malas condiciones.

Pero cada uno de estos posee una característica que lo hace único, y que deja en evidencia el poco control que tienen las autoridades sobre estas estructuras, que si bien le pueden salvar la vida al peatón, en ocasiones también se la pueden complicar.

En un recorrido realizado por este medio, se encontraron puentes con láminas desprendidas, mallas rotas, corroídos, con focos fundidos, vandalizados o utilizados como tiradero de basura, la mayoría a lo largo del Periférico de la ciudad.

Otros puentes son incluso el lugar ideal para pernoctar. El ejemplo más emblemático es el de avenida Dr. R. Michel, casi en su incorporación a la Carretera a Chapala, donde indigentes hacen tendidos con tela y ropa vieja para pasar la noche.

“A veces en la mañana ni lo puedes usar porque todavía están dormidos y hay que estarlos brincando”, comentó el empleado de una estación de servicios en la zona, cerca de la avenida González Gallo.

Los puentes también pueden convertirse en una especie de mini mercado, debido a la gran cantidad de puestos ambulantes que se instalan en estos; en Periférico y Colón, puente que conecta la estación de Tren Ligero con la Plaza Centro Sur, donde se instalan a lo largo del pasillo vendedores de artesanía, ropa para bebés, accesorios para celular, ropa para mascota, cigarros sueltos y dulces.