Rutas alternas dejan conductores inconformes

Choferes malhumorados, tráfico a vuelta de rueda, filas de casi un kilómetro y retrasos en trabajos y escuelas, es lo que provocan las vías que reemplazan el paso por el Puente Villa Florida.
En la desesperación de avanzar rápido, los conductores se quieren meter el principio de la fila con un movimiento, poniendo en peligro su vida y las de los demás.
En la desesperación de avanzar rápido, los conductores se quieren meter el principio de la fila con un movimiento, poniendo en peligro su vida y las de los demás. ( Haide Ambriz Padilla)

Torreón, Coahuila

Filas de un kilómetro, ruedas pegadas al asfalto por los 34 grados centígrados, en plena hora pico de las salidas de escuelas y universidades, conductores malhumorados, el sonar de los claxons y los recordatorios del 10 de mayo, es el escenario que se vive en las rutas alternas de la circulación vial del puente Villa Florida. 

Se habilitaron rutas alternas para desaforar el tránsito en las horas picos, se trata de las siete de la mañana, una y media de la tarde y siete de la noche, sin embargo la más tediosa es la de la tarde ya que el radiante sol eleva la temperatura al interior de los vehículos dos grados más que la temperatura ambiental.

Acostumbrados a transitar a la velocidad permitida en los bulevares de Torreón, los laguneros tienen que disminuir su marcha hasta menos de 40 kilómetros por hora, si bien los agentes de vialidad apostados en cada punto de desaforo realizan su trabajo, la cantidad de automovilistas queriendo retomar periférico es impresionante. 

La misma situación sucede si vienen de la Ibero y pretende enfilarse hacia el periférico, la hilera de autos, tráilers y demás vehículos alcanza hasta Frondoso, donde el paso es a vuelta de rueda, los conductores que transitan a diario por este lugar saben que las horas pico retrasan su traslado hasta media hora o cuarenta y cinco minutos. 

La falta de cultura vial y todo el estrés que genera estar en el tráfico a temperaturas muy elevadas, hacen que los conductores maniobren desesperadamente para avanzar primero, sin respetar el avance uno por uno.