Puebla cumple 26 años como Patrimonio de la Humanidad

La Unesco reconoce 31 sitios, de los cuales 10 son ciudades mexicanas, entre ellas la capital del estado, que se encuentran en la categoría de bienes culturales, debido a su valor histórico, ...

Puebla

Puebla cumple este 11 de diciembre su 26 aniversario como Ciudad Patrimonio Mundial de la Humanidad, declaratoria otorgada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).
La zona de monumentos se compone por dos mil 619 inmuebles, de los cuales, actualmente, 300 requieren una reestructuración; aunque más del 50 por ciento requiere un tipo de atención.
El 11 de diciembre de 1987, Puebla fue nombrada por la Unesco Ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad. De acuerdo con la Unesco, la Lista del Patrimonio Mundial es un legado de monumentos y sitios de una gran riqueza natural y cultural que pertenece a toda la humanidad.
"Los sitios inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial cumplen una función de hitos en el planeta, de símbolos de la toma de conciencia de los estados y de los pueblos acerca del sentido de esos lugares y emblemas de su apego a la propiedad colectiva, así como de la transmisión de ese patrimonio a las generaciones futuras", destaca la Unesco.
En el país, la Unesco reconoce 31 sitios bajo la declaratoria Patrimonio Cultural de la Humanidad, de los cuales, 10 son ciudades mexicanas, entre ellas Puebla, que se encuentran en la categoría de bienes culturales, debido a su valor histórico, arquitectónico y urbanístico.
El Centro Histórico de Puebla incluye 391 manzanas con dos mil 619 inmuebles. Del total de inmuebles, 19 son edificios construidos en los siglos XVI al XIX, 61 son de culto religioso, 71 están relacionados con el ámbito educativo y dos mil 487 de uso particular. El 57.3 por ciento de los inmuebles está conformado por estructuras que datan del siglo XIX; mientras que los inmuebles de las centurias XVI, XVII y XVIII representan el 1.1, 23.4 y 18.2 por ciento, respectivamente.
Con el paso del tiempo, el uso de suelo del Centro Histórico ha cambiado. Desde la fundación de la ciudad y a lo largo de los primeros años el uso fue de vivienda. Después, durante los siglos XVII y XVIII, el uso habitacional se conjugó con un uso económico y político. Más tarde, vino la destrucción de los sitios militares y en el Porfiriato se presentó una recuperación social económica, política y cultural. Después de la década de los años 60, el Centro Histórico de Puebla tuvo una vocación comercial.
De acuerdo con el Plan de Repoblamiento en la Zona de Monumentos y su Entorno de Puebla que se encuentra en los archivos de la Unesco, en los últimos 30 años, la ciudad ha tenido un incremento territorial descontrolado; y la ciudad fundacional conoció un despoblamiento, ya que en 1978 contaba con 355 mil habitantes; mientras que en 2005, se contabilizaron 57 mil residentes, generando el abandono y deterioro de edificios; y para este 2013, se estima una población de 40 mil habitantes.

300 inmuebles históricos en riesgo de colapso

Un total de 300 inmuebles históricos ubicados en la zona de monumentos, área declarada por la Unesco Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1987, se encuentran en riesgo de colapso, situación que representa un foco rojo.
Así lo expresó la investigadora de la facultad de Arquitectura de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), Dolores Dib Álvarez, quien detalló que el 60 por ciento de los inmuebles en riesgo están en una fase crítica porque presentan un estado ruinoso o con techos colapsados; mientras que el 40 por ciento restante cuenta con algún tipo de daño que si no se atiende podría generar problemas mayores.
Resaltó que entre los problemas que enfrentan las casonas en riesgo destacan la falta de recursos por parte de los dueños para dar mantenimiento a las viviendas.

En riesgo Puebla de perder la designación

El nombramiento de la ciudad de Puebla como Patrimonio de la Humanidad, se podría perder si no se vigila el desarrollo de las nuevas construcciones y se permite que se destruyan inmuebles para el desarrollo de edificaciones que rompan con la arquitectura.
De acuerdo con el investigador de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), Eduardo Merlo Juárez, los dueños de casones evitan darles mantenimiento a sus construcciones y esperan a que se derrumben para luego convertir los espacios en estacionamientos o en otro tipo de construcciones.
Destacó que la parte norte del Centro Histórico, es decir, la que corresponde a los barrios de San Antonio, Santa Anita, la Luz y Analco, es la que más daños presenta y donde hay diferentes construcciones que se están debilitando.
Resaltó que Puebla se encuentra a la altura de las ciudades más bellas del mundo, sin embargo, los dueños de muchas casonas no están comprometidos para cuidarla.
En entrevista, Merlo Juárez reveló que más de 300 casonas ubicadas dentro de la zona catalogada como zona de monumentos históricos que abarca más de 6.99 kilómetros cuadrados se encuentren en estado ruinoso.
"Durante muchos años los propietarios de viejas casonas no invirtieron ningún centavo en la reparación de las estructuras y a propósito bloquearon los desagües para que en tiempos de lluvias los techos se colapsaran con el objetivo de vender los terrenos para permitir la instalación de negocios", comentó.
Detalló que los mayores problemas de inmuebles en estado crítico se encuentran en áreas como la 9 Oriente-Poniente, la 12 Oriente-Poniente, la 14 Oriente-Poniente y los barrios de Santa Anita, Analco, La Luz y San Antonio, al norte del Centro Histórico de la Angelópolis.

Plan para repoblar el Centro Histórico

El Programa Parcial de Desarrollo Urbano Sustentable del Centro Histórico del ayuntamiento de Puebla planea aumentar en 52 mil personas el número de habitantes en un plazo de 20 años.
Al mismo tiempo, se busca prohibir la instalación de supermercados, moteles, centros nocturnos y empresas contaminantes; permitir el uso de suelo mixto, así como una nueva distribución de la vía pública.
De acuerdo con el plan del Instituto Municipal de Planeación (Implan) y la Secretaría de Gestión Urbana y Obra Pública (SGUOP), los cinco ejes para repoblar son: Patrimonial, Urbanístico, Infraestructura en Uso de Suelo, Vivienda y Equipamiento Urbano; y se plantea una estrategia integral basada en tres aspectos: Territorial y Urbano, Movilidad y Desplazamiento, así como el referente a Población y Vivienda.
En materia de repoblación, se busca que en un plazo de 20 años, el número de habitantes en el Centro Histórico aumente en 51 mil 902 personas, para tener un total de 92 mil 993 colonos. Actualmente, la población del área asciende a más de 40 mil ciudadanos.
El proyecto considera al primer cuadro de la ciudad como una de las áreas de la capital en contar con el mayor número de servicios.
Otra de las estrategias consiste establecer alianzas que incrementen la competitividad, la recuperación del patrimonio artístico y arquitectónico del área, aprovechar los recursos existentes, mejorar calidad de vida y establecer nuevas formas de distribución de la vía pública.
Para repoblar el Centro Histórico es necesario autorizar un "uso de suelo mixto" para la zona, que permita el uso habitacional, turístico, comercial y de servicios.
El Programa Parcial de Desarrollo Urbano Sustentable del Centro Histórico plantea como necesario incrementar la movilidad de la ciudadanía en sistemas como la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA), así como en vehículos no motorizados o no contaminantes.

Propone ITESM restringir paso de vehículos

El Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) campus Puebla planteó restringir el paso de vehículos al Centro Histórico de la Angelópolis como medida para crear una identidad local y ofrecer una ciudad para turistas y habitantes.
De acuerdo con el proyecto denominado "Redensificación del Centro Histórico de Puebla", alumnos de arquitectura del Tecnológico de Monterrey proponen que se restrinja el uso de vehículos en ciertos horarios y establecer cinco nodos en los que se puedan estacionar los autos.
El investigador de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), Julio Glockner, llamó a volver peatonal el primer cuadro de la ciudad y evitar el paso de los automotores.
El investigador explicó que en ciudades como Oaxaca o Veracruz, los habitantes y los turistas se pueden sentar en los portales sin que haya hay tráfico.