REPORTAJE | POR EDITH ÁLVAREZ

Psiquiátricos de Tamaulipas tienen irregularidades, reporta la CNDH

Los problemas que la Comisión Nacional de Derechos Humanos reporta en los hospitales de Tampico y Matamoros es la falta de personal, desabasto de medicinas, inexistencia de archivos y rezago en derechos humanos

Existen deficiencias en el servicio y atención psiquiátrica en Tamaulipas.
Existen deficiencias en el servicio y atención psiquiátrica en Tamaulipas. (Jose Luis Tapia)

Tampico

Los dos hospitales psiquiátricos que existen en Tamaulipas, y que son administrados por el gobierno estatal, tienen irregularidades en su operación como: insuficiencia de personal, desabasto de medicamentos, falta de expedientes clínicos de pacientes y rezago en capacitación en derechos humanos, de acuerdo con un reporte emitido por la CNDH, quien recomienda implementar políticas públicas en apoyo a los hospitales de este tipo.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), presentó un informe especial sobre los hospitales psiquiátricos que dependen del Gobierno Federal y de los Estados de la República Mexicana, denominado “Guía de Supervisión a Hospitales Psiquiátricos”, que se hizo con el propósito de constatar y conocer la situación que prevalece en los hospitales psiquiátricos y los pacientes que estos albergan.El documento detalla que Tamaulipas cuenta con dos hospitales para enfermos mentales, se trata del Centro Estatal de Salud Mental de Matamoros y el Hospital Psiquiátrico de Tampico.

En las visitas que hizo la CNDH se encontró que ambos caen en irregularidades, aunque el de la frontera en mayor porcentaje.El reporte señala que en los dos hospitales de Tamaulipas, es insuficiente el personal adscrito y requieren especialistas, de acuerdo con la información proporcionada por los servidores públicos responsables de los centros.

En Tampico se requieren: tres psiquiatras, un paidopsiquiatra, un internista, un neurólogo, un geriatra, un odontólogo, dos psicólogos, dos terapistas, tres trabajadores sociales, 32 enfermeros psiquiátricos y 10 enfermeros generales. En Matamoros: un psiquiatra, un neurólogo, cuatro enfermeros psiquiátricos y cuatro enfermeros generales. 

Tanto en Tampico como en Matamoros el formato que se utiliza para el ingreso del paciente “no contiene datos sobre el diagnóstico, el tratamiento propuesto, la duración, los riesgos y secuelas que ocasionará el mismo”.

Señala que tal documento es indispensable para el paciente y su representante legal para que conozca el padecimiento, tratamiento, consecuencias y pueda decidir libremente si se somete a él.En casos particulares, en el Hospital Psiquiátrico de Tampico “los medicamentos del cuadro básico y/o psiquiátricos son insuficientes debido a retrasos en el abasto o no son surtidos, lo que provoca que los familiares de los pacientes tengan que suministrarlos”.

En Matamoros, los casos de ingreso involuntario, es decir, aquellos que no cuentan con el consentimiento del paciente, no se notifican al Ministerio Público como lo ordena la Norma Oficial Mexicana NOM-025-SSA2-1994, en el numeral 4.4.2.Asimismo no cuenta con manual de organización ni de procedimientos, lo que “impide que los actos de autoridad de los servidores públicos encargados de la custodia y del tratamiento de las personas que se encuentran hospitalizadas estén debidamente fundados y motivados, por lo que se violan las garantías de legalidad y seguridad jurídica, previstas en los artículos 14, párrafo segundo, y 16, párrafo primero, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”.

Además el personal del Centro Estatal de Salud Mental no ha recibido capacitación en materia de derechos humanos o prevención de la tortura durante el último año, lo cual la CNDH cataloga como “preocupante” porque “existe el riesgo de que se presenten violaciones graves a los derechos de los pacientes hospitalizados”.Entre algunas propuestas que hace el presidente de la CNDH, Raúl Plascencia Villanueva,  al gobierno estatal destacan que “es conveniente que periódicamente se evalúen las necesidades de cada hospital para que, en su caso, se gestione la asignación de los recursos necesarios para satisfacer las necesidades básicas de los pacientes hospitalizados”.

La CNDH precisó que el estudio se realizó durante 2011 y 2012 con visitas de supervisión a 41 hospitales que brindan atención intrahospitalaria a nivel nacional, en la que participaron 16 servidores públicos de este organismo, entre médicos, psicólogos, psiquiatras y abogados, quienes hicieron recorridos de inspección por las instalaciones de los hospitales y diversas entrevistas con los responsables de la administración de los hospitales, con personal médico, de enfermería y administrativo adscrito.El propósito fue verificar el trato que reciben los pacientes internos, su seguridad jurídica, así como el funcionamiento y las condiciones en que se encontraban todas las áreas. De igual manera, se realizó una revisión aleatoria de expedientes clínicos y libros de registro.


LEY PENDIENTE

El pasado 31 de octubre, el diputado local por Movimiento Ciudadano, Alfonso De León Perales, presentó en el Congreso del Estado una iniciativa para crear la Ley de Salud Mental de Tamaulipas, la cual tiene el objetivo de que se brinde la atención médica adecuada a las personas con algún padecimiento mental.

Y es que para el también presidente de la Comisión de Salud en el Congreso, las personas con padecimientos mentales son un problema sin atención, son relegadas a vivir en muchos casos en la vía pública y sufren discriminación.La iniciativa fue enviada para su análisis en la Comisión de Salud y para su aprobación.

Al respecto el diputado indicó que se pedirá a: las autoridades de la Secretaría de Salud involucradas en el tema, expertos, especialistas como siquiatras y psicólogos, que revisen cada uno de los artículos y que hagan también sus sugerencias para poder aprobar esta ley.