Proyectos contra las inundaciones cuestan hoy casi 10 mil mdp

Tanto el Promiap como el programa especial de El Ahogado atacan la mayor parte de los problemas de la urbe, pero nunca obtuvieron recursos.
Las estrategias para frenar las inundaciones en el Área Metropolitana de Guadalajara no han sido prioritarias en los últimos años.
Las estrategias para frenar las inundaciones en el Área Metropolitana de Guadalajara no han sido prioritarias en los últimos años. (Nacho Reyes)

Guadalajara

Desde hace ocho años se visualizó con claridad el grave problema de pérdidas económicas y humanas  que significan las inundaciones para el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG). Pero los esfuerzos para financiar los proyectos no fueron considerados prioritarios ni por el entonces gobernador, Emilio González Márquez, ni por los alcaldes metropolitanos. Los gobiernos actuales se comprometen a cambiar esa historia, pero el costo global de la nueva infraestructura se acerca a diez mil millones de pesos.

Se trata de los diagnósticos y proyectos que por su cuenta han elaborado el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) y la Comisión Estatal del Agua (CEA). Corresponden en el primer caso a la cuenca de Atemajac y un segmento de las cuencas de Tesistán y río Blanco, área en la que la ahora empresa paraestatal presta el servicio. En cuanto a la CEA, es relativo a una región de casi 500 kilómetros cuadrados donde se asientan Tlajomulco de Zúñiga, El Salto, Juanacatlán e Ixtlahuacán de los Membrillos: la cuenca de El Ahogado.

Los proyectos y esquemas atienden 300 puntos de inundación identificados por los expertos del Departamento de Geografía de la UdeG; sin embargo, éstos consideran que en muchos casos no se necesitan soluciones de alta ingeniería, sino manejo de cuencas que suelen ser más baratos y eficientes (MILENIO JALISCO, 20 de agosto de 2015). Con esta ponderación, es posible que el megapresupuesto requerido pueda ser menor, aunque con fuertes componentes de “gobernanza” para garantizar el manejo adecuado del espacio territorial de las cuencas, más allá de la especulación inmobiliaria, un factor de poder fundamental en la historia reciente de la metrópolis (ver edición del 21 de abril de 2015).

El caso es que deben ser integrados y fortalecidos mediante estudios de costo beneficio y de impacto ambiental para que el gobierno de la república asuma la prioridad de su financiación, de acuerdo a lo negociado con el secretario de Hacienda Luis Videgaray, por el gobernador Aristóteles Sandoval y el alcalde tapatío Enrique Alfaro, en las pasadas semanas. 

Los estudiosos de la UdeG destacan que la desaparición de la red de drenaje natural de la ciudad ha hecho que en la actualidad se vivan riesgos en 584 colonias, “pertenecientes a los municipios de Guadalajara, San Pedro Tlaquepaque, Tonalá y Zapopan, en donde habitan un poco más de 800 mil personas, según el censo de población y vivienda 2010”.

Estos factores no han pesado al momento de decidir inversiones. En el caso del Programa de manejo integral de aguas pluviales (Promiap) del Siapa, no ha habido un solo peso para ejecutar los 56 proyectos que lo conforman para resolver 73 puntos de inundación en la zona que es gestionada por el organismo operador. El costo global a cifras actuales es de 5,055 millones de pesos.

En cuanto a las grandes obras de regulación pluvial del valle de Toluquilla, donde actualmente se da la más fuerte expansión urbana de Guadalajara, hace cinco años se estableció la necesidad de contar con al menos 4,200 millones de pesos para construirlas, lo que con inflación rondaría 5 mil millones de pesos actuales.

Detalles

Para el Promiap, los puntos más urgentes de atender, que forman parte de la cuenca de Atemajac, la zona de López Mateos y Plaza del Sol, el Deán y la colonia Ferrocarril, la zona de la glorieta del Charro y San Rafael, y lo que son sitios de San Andrés, Oblatos, San Gaspar y Osorio

Las obras consisten en construcción de colectores pluviales, tanques reguladores y recuperación de arroyos naturales, de manera que se garantiza la conducción del agua, pues hay momentos en tormentas extremas que pueden acarrear en tan sólo una hora una corriente con 1.2 metros de altura, la cual se acumula en las zonas bajas y llega a generar inundaciones de metro y medio

La CEA tiene un amplio diagnóstico de la situación en El Ahogado, con una serie de acciones en cinco grandes rubros, dentro de las cuales, destaca la adquisición y restauración de los canales de riego y las presas de la zona, de manera que recuperen su papel hidrológico y sirvan para desahogar las demasías de agua