Con proyecto Zona 30 buscarán cultura vial

El director de Vialidad y Movilidad Urbana de Torreón, dijo se propone identificar un sector de la ciudad en el que se logre la armonía en movilidad vehicular en donde no se supere los 30 Km/h.
Está por licitarse un proyecto integral para el mejoramiento del Centro Histórico.
Las Zonas 30 persiguen moderar el tráfico para recuperar el valor social de la calle. (Milenio Digital/Archivo)

Torreón, Coahuila

La innovación y creatividad en materia de movilidad urbana ha permitido el surgimiento de un proyecto denominado Zona 30, en donde se propone identificar un sector de la ciudad en el que se logre la armonía en movilidad vehicular, con la propuesta de reestructuración del Centro Histórico en donde todas las unidades motorizadas no superen los 30 kilómetros por hora, con el fin de que se considere a ese especio con mejor esparcimiento y tranquilidad para los peatones que ahí circulen.

"La Zona 30 es de competencia de esta dirección dado que es el ordenamiento de las vialidades y con este proyecto piloto se busca generar la cultura vial, trabajo que se desarrollará en conjunto con otras direcciones involucradas, en el Centro Histórico la Cámara de Comercio, Dirección de Vialidad y de vehículos no motorizados Transporte”, señaló Fernando García Tapia, director de Vialidad y Movilidad Urbana de Torreón.

De acuerdo a especialistas y promotores internacionales, la reducción de la velocidad en las calles urbanas permite reducir el número de accidentes y de decesos provocados por accidentes viales.

Explicó que esto implica la reestructuración del perímetro del Centro Histórico que es el área que están definiendo como plan piloto de Zona 30, donde todas las unidades motorizadas no puedan circular a más de 30 kilómetros por hora, establecido para promover el orden en el uso de las unidades de automotores, el respecto al peatón.

“También que en el parte del Centro Histórico se pueda tener una mejor área de esparcimiento y tranquilidad para peatones evitando que se provoque algún accidente. Este proyecto pudiera quedar definido en uno o dos meses”.

La ciudad alemana Buxtehude estableció en 1983 la primera Zona 30, el programa ha sido importado desde entonces en varias urbes europeas. El comité llamado Iniciativa Ciudadana Europea, liderado por la alemana Heike Aghte, ha impulsado que en todas las zonas urbanas residenciales de la Unión Europea haya zonas 30.

De acuerdo a especialistas y promotores internacionales, la reducción de la velocidad en las calles urbanas permite reducir el número de accidentes y de decesos provocados por accidentes viales, pero además propicia que el tráfico automovilístico sea constante y con esto, que se reduzca la emisión de contaminantes provocados por los motores.

Las Zonas 30 persiguen moderar el tráfico para recuperar el valor social de la calle, pero también: movilidad y accesibilidad universal, construir redes peatonales con calidad ambiental, diseñar redes ciclistas que compartan el espacio con los autos, disuadir el hábito de convertir a los centros urbanos en estacionamientos y propiciar el éxito del transporte público intermodal.