Protocolo Alba ha atendido 210 casos de mujeres desaparecidas

Siete de cada diez víctimas de desaparición se encuentran en el rango de los 16 a los 25 años.
En Jalisco se implementa este mecanismo.
En Jalisco se implementa este mecanismo. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

En setenta días, desde que arrancó su operación, el Protocolo Alba en Jalisco ha atendido 210 casos de mujeres reportadas como desaparecidas, lo que representa tres reportes por día, de acuerdo con datos proporcionados por el titular de la Fiscalía de Derechos Humanos, Dante Haro Reyes.

“Son alrededor de 210 (cédulas) a partir del 10 de abril que entró en vigor a la fecha. Aquí hay un porcentaje bastante alto resuelto en la primera fase; otras que se van al área especializada que corresponde, si es de trata de personas, si es feminicidio, si es violencia intrafamiliar para seguir su investigación”, indicó el fiscal en entrevista con MILENIO JALISCO.

Dante Haro comentó que en aproximadamente entre 60 y 80 por ciento de los reportes se ha dado la localización de la adolescente o mujer desaparecida (la mayoría en la primera fase); este porcentaje incluye medio centenar de casos donde no se trataba de una desaparición real o contra la voluntad de la víctima. “Eran casos nulos o falsas alarmas”, acotó. El resto, unas 42 mujeres, no se han localizado y sus casos están en proceso de indagatoria.

“No se están bajando (los casos) porque hay una realidad, tenemos una alerta de violencia contra las mujeres en el estado de Jalisco no en balde, sino que se señalan ocho municipios, sobre todo de la zona conurbada: El Salto, Guadalajara, Tlaquepaque, Tonalá, Tlajomulco y Zapopan. Luego se aumenta Ameca por violencia sexual y Puerto Vallarta”, resaltó.

El Protocolo Alba se aplica en todo el estado y no sólo en estos ocho municipios. Ha sido una herramienta efectiva “para sistematizar información y agilizar la búsqueda de las víctimas coordinando los tres niveles de gobierno con la sociedad y los medios de comunicación”, aclaró Haro Reyes, tras ejemplificar que de seis casos de jovencitas desaparecidas reportados en las instalaciones que este programa inauguró el pasado 16 de junio “cinco se localizaron en la primera fase”.

“Queda un caso pendiente donde hay una nota de la víctima y falta una maleta con ropa”, citó. Si bien, a pregunta expresa admitió que las autoridades deben tomar en cuenta aquellos casos donde las jovencitas desaparecen por presunta voluntad pero pueden ser víctimas de enganchadores de redes de trata de personas.

El fiscal de Derechos Humanos detalló que entre 68 y 72 por ciento de las mujeres reportadas como desaparecidas (siete de cada diez) están en el rango de los 16 a los 25 años de edad; la mayoría habitantes de los municipios, particularmente de la zona conurbada, donde está declarada la alerta de violencia contra las mujeres.

El entrevistado mencionó que el Protocolo Alba ya fue diseñado teniendo en cuenta el nuevo sistema de justicia penal, y que todos los reportes son atendidos con seriedad, sin prejuzgar –como se ha acusado en el pasado– si las jóvenes ‘se fueron con el novio’, para lo cual es importante la capacitación a ministerios públicos, policías y demás funcionarios involucrados.

“Sé que hay mucho por hacer, sé que hay una situación real en la que se está trabajando con esta unidad de búsqueda y reacción inmediata para localizar a las niñas, las adolescentes y las mujeres desaparecidas”, sostuvo.

Protocolo Alba

Es un mecanismo de búsqueda y localización inmediata de niñas, adolescentes y mujeres reportadas como desaparecidas. Entró en vigor el 10 de abril de 2016

El Protocolo Alba se activa cuando se reporta la desaparición al 066, al 911 o se denuncia ante el Ministerio Público o policías

Desde el 10 de abril se han atendido 210 casos

60% de los casos se resolvieron en la primera fase (primeras 24 horas) y 23% eran falsas alarmas

La segunda etapa crea una cédula para difundir en medios de comunicación

La tercera fase es cuando las autoridades pueden presumir que la mujer desaparecida es víctima de un delito y se refiere a áreas especializadas de la Fiscalía General y las policías municipales

 

Fuente: Fiscalía de Derechos Humanos