Prostitución, negocio creciente en Guadalajara

Además de la forma tradicional de ofrecer los servicios, ahora las redes sociales así como las páginas de Internet juegan un papel importante en la dinámica de ésta.
En la Ciudad de México, la mujer se prostituyó en hoteles de la delegación Venustiano Carranza, si se negaba el tratante la amenazaba con golpear a su bebé.
Estéticas y centros de masaje son usados para ejercer el oficio más antiguo. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

El negocio de la prostitución, por cierto, uno de los más lucrativos después del tráfico de drogas, se ha expandido abruptamente en los últimos años en Guadalajara, con la aparición de estéticas, centros de masaje y hasta casas de citas, mientras las autoridades se hacen de la vista gorda para erradicar o regular estos lugares de venta de sexo. 

El polígono de tolerancia delimitado por tradición para la prostitución se concentra en la Calzada Independencia, entre las calles Huerto, Trinidad Villagómez y Madero. 

En esa zona operan dos hoteles: La Fuente y Vigo, ambos lucen repletos a todas horas y todos los días de mujeres que ejercen el oficio más longevo del mundo: la prostitución.

Jóvenes de entre 18 y 35 años, que entregan su cuerpo por 250 pesos más los 200 que cobra el hotel por la renta del cuarto. La mayoría de las prostitutas proceden de entidades como Oaxaca, Chiapas, Hidalgo o Tlaxcala. Llegaron a Guadalajara buscando una vida mejor, huyendo de la pobreza en la que nacieron, pero al no encontrar empleo por falta de estudios, no les quedó de otra más que vender su cuerpo para poder juntar dinero y enviárselos a sus familias.

Alejandra (nombre ficticio), es una de las varias mujeres que se prostituyen en la zona Centro de Guadalajara. Tiene 20 años, es una joven de complexión delgada, morena, que mide aproximadamente 1.60 metros de estatura que acostumbra vestir minifaldas o pantalones muy pegados para atraer la atención de los hombres, sus mejores clientes, porque también vende placer sexual a la personas de su mismo sexo.

Es una chica tímida y platica que en promedio por día tiene que tener encuentros sexuales con dos hombres distintos. 

Asegura que la parte más difícil de su trabajo es tener que lidiar con los clientes, ya que muchos de ellos llegan borrachos a levantarla de la esquina donde se ofrece.

También está consciente de las enfermedades a las que está expuesta al tener tantas parejas sexuales, aún y cuando utilice siempre preservativo. La joven narró que en varios hoteles del Centro de la ciudad se ejerce la prostitución con la complacencia de las autoridades municipales.

En la actualidad, la forma de operar de este oficio ha rebasado algunas barreras, ya que es posible contactar prostitutas tanto en Facebook, Twitter o en diversas páginas de Internet.

En varias, como en escomap.com, se promueve la prostitución, incluso a través del sistema de geolocalización satelital, el programa marca los sitios donde se ubican las casas de citas.

Una se localiza sobre la calle 8 de Julio, entre avenida Alemania y Mexicalzingo. Es una finca que a simple vista luce abandonada, pero que en su interior se ejerce la prostitución.

Pero no sólo los hombres pagan por tener un encuentro sexual con mujeres, existen damas que también desembolsan grandes cantidades de dinero por tener intimidad con un hombre.

Gigolos, es el nombre que reciben los hombres que venden su cuerpo y estos también se anuncian en internet y cobran por sus servicios, incluso un poco más que las mujeres.

En promedio un sexo servidor cobra 3 mil pesos, ofrecen discreción, seguridad e higiene y van a donde el cliente los solicite, ya sea hotel o motel.

Los municipios son los que deberían estar al pendiente de este oficio, pero hasta la fecha, en ninguno se ha presentado algún programa o campaña afín.

Trabajadoras sexuales se protegen 40% más

Las mujeres que ejercen la prostitución optan mayormente por hacer uso de preservativo respecto a la población en general, afirmó el secretario de salud en Jalisco, Antonio Cruces Mada. 

De acuerdo a una encuesta realizada en 2013 por el Consejo Estatal para la Prevención del Sida (COESIDA) el 60 por ciento de estas trabajadoras aseguraron protegerse, mientras que de las mujeres dedicadas a otro oficio, sólo el 22 por ciento dijo que constantemente lo hacen. 

De ahí a la fecha, Cruces Mada señala que ha existido un incremento en el porcentaje de quienes practican la prostitución al llegar a casi un 70 por ciento; el otro sector, no sobrepasa el 25 por ciento.

“Hay más protección de las trabajadoras porque igual reconocen que es una práctica de riesgo en donde hacemos conciencia en ellas de que ese riesgo les genera una mayor probabilidad de desarrollar algún tipo de enfermedad, lo cual ha permeado porque más del 60-70 por ciento lo utiliza como uso y costumbre”.

Afirma que aún sin ser los responsables de regular la prostitución, sí son corresponsables de prevenir enfermedades y promover la salud de toda la sociedad, por lo que con frecuencia realizan brigadas en el Parque Morelos, Obregón y Plaza del Sol, entre otros sitios, para distribuir preservativos e información sobre las prácticas sexuales adecuadas.

Además, las invitan a realizarse tamizajes generales para prevenir enfermedades de transmisión sexual. 

(Mariana Coronado Mendoza)