Proponen crear zona franca para los casinos

Ismael Flores, secretario general de la central obrera, indicó que la solución al tema es pactar con los empresarios del ramo para que reubiquen sus negocios fuera de la zona urbana.
Se propone que la zona franca tenga condiciones fiscales específicas para estos establecimientos.
Se propone que la zona franca tenga condiciones fiscales específicas para estos establecimientos. (Archivo)

Monterrey

La solución para el problema de casinos en la zona metropolitana de Monterrey no está en una prohibición definitiva de este tipo de negocios, sino en la creación de una zona franca al norte del estado, en donde haya disposiciones fiscales específicas y se permitan giros especiales, como las casas de apuesta, afirmó el dirigente de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en Nuevo León, Ismael Flores Cantú.

Semanas después de que se pronunciara por erradicar los negocios de este tipo de Nuevo León, el líder cetemista puntualizó que debe buscarse una manera de ordenar estos negocios y ubicarlos en un punto alejado de la zona urbana.

En ese sentido, abundó, una alternativa es la franja fronteriza al norte de Nuevo León, en Colombia.

“Lo más conveniente, sinceramente, es que los casinos deben estar en Colombia, Nuevo León, hacer una zona franca libre de impuestos, con productos extranjeros y que se desarrolle; tenemos una frontera y creo que eso es lo más saludable”, propuso el líder obrero.

Según Flores Cantú, la corrupción en los gobiernos, tanto en las áreas ejecutivas como en impartición de justicia, derivaron en que el tema de casinos se “saliera de las manos” y proliferaran estos establecimientos en Monterrey y en municipios aledaños.

Esto generó, al margen de las complicidades de funcionarios públicos, un impacto económico directamente en la ciudadanía que acude a las casas de apuesta y sufre pérdidas importantes en su bolsillo, además de problemas al interior del seno familiar.

Por ello, reiteró, la mejor solución es pactar con los empresarios de este ramo para que reubiquen sus negocios fuera de la zona metropolitana con un régimen fiscal especial.

“Con eso erradicaríamos todo esto que se nos ha venido encima, esa es la única manera, porque eso ha traído consigo inseguridad, se meten grupos delincuenciales y desintegración de matrimonios, algunos obreros venden los vales de despensa para poder ir a jugar”, señaló el líder obrero.

El tema de los casinos ha estado directamente ligado al de la corrupción en las instituciones públicas, ya sea desde los municipios, estados o el mismo Gobierno de la República, que permiten la instalación de estos negocios pese a no reunir los requisitos legales necesarios, o bien, desde el Poder Judicial, que concede recursos jurídicos en tribunales para que puedan seguir su operación cuando alguna instancia administrativa trata de cerrarlos.

Incluso, la semana pasada, el Consejo de la Judicatura Federal denunció ante la Procuraduría General de la República al ex juez del juzgado Cuarto de Distrito en Torreón, Luis Armando Jerezano Treviño, quien ha sido señalado por sus nexos con empresarios del ramo de casinos, en particular a Rojas Cardona.

En la querella interpuesta se establece que se encontraron a Jerezano más de 20 millones de pesos, que presuntamente habría recibido a cambio de permitir la operación de casas de apuestas.

“Hoy en día vemos que en todo lo que son niveles de gobierno hay una serie de corrupción y falta de moralidad en tanto no nada más en el ámbito de impartición de justicia, sino en general.

“Obviamente son temas que hay que revisar a fondo, porque en el caso de los casinos se nos fue de las manos y se llenó la ciudad de casinos, y algunos municipios también, pero lo único que han generado es pobreza, inseguridad y no han aportado nada a la sociedad”, expresó Flores Cantú.

El líder cetemista reconoció que existen rumores y versiones sobre cómo casineros, especialmente Juan José Rojas Cardona, habrían financiado campañas electorales tanto en el PAN como en el PRI, aunque evadió dar una opinión sobre si pudiera ser o no real.

Sin embargo, confió en que estos negocios no intervengan en las campañas para 2015, y que con la operación del Instituto Nacional Electoral haya un mayor control de los recursos privados que entran en las campañas.