Profepa, con 15 personas para inspeccionar 414 verificentros

Las multas van entre 50 y 50 mil salarios mínimos por cada irregularidad detectada.
Verificentro
Verificentro. (Cuartoscuro)

México

Para vigilar que los 414 verificentros ubicados en la megalópolis cumplan con la Norma Emergente de Verificación Vehicular, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) necesita desplegar 90 inspectores, 30 abogados y un grupo de 10 coordinadores, es decir, 130 personas; sin embargo, solo cuenta con 15 para cubrir esta región.

La Profepa ya solicitó a la Secretaría de Media Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) la asignación de recursos adicionales para contratar a ese personal, pero prevén que  no llegarán antes de la entrada en vigor de la norma, el próximo 1 de julio, informó en entrevista con MILENIO Arturo Rodríguez Abitia, subprocurador de Inspección Industrial de la procuraduría.

“Seguramente los estaremos recibiendo de manera gradual, conforme el programa avance, por parte de Semarnat, con la venia de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (…) Vamos a iniciar con los recursos con los que disponemos, 15 inspectores”, indicó Rodríguez Abitia.

Explicó que la tarea de la Profepa se concentra en verificar el funcionamiento del  instrumental usado en los centros.  En cada visita los inspectores se acreditarán con una orden de inspección y deben ser atendidos por el representante legal del verificentro y dos testigos.

Las multas van entre 50 y 50 mil salarios mínimos por cada irregularidad detectada. El monto máximo puede alcanzarse si reinciden, si se comprueba que obtuvieron un beneficio económico al infringir la norma, y dependiendo del impacto ambiental que generaron, subrayó el subprocurador.

ASPIRANTES CALIFICADOS

Para evaluar y aprobar a los aspirantes a peritos y auditores ambientales, el Gobierno de la Ciudad de México creó el Comité de Evaluación y Aprobación de Peritos y Auditores Ambientales.

Publicado en la Gaceta Oficial, el comité propondrá que cada aspirante tenga un área de especialidad: aire, ruido, vibraciones, suelo, riesgo, energía térmica, lumínica, gases, olores y administración ambiental.

“La auditoría ambiental constituye un instrumento de la política de desarrollo sustentable, que permite, mediante el examen metodológico de las actividades, operaciones y procesos de los establecimientos industriales, mercantiles, de servicios y de espectáculos respecto de la contaminación y el riesgo ambiental, así como del grado de cumplimiento de la normatividad”, explica el documento.