Profepa anuncia visita hoy a planta Aguaprieta

La CEA y la Semadet confirman su desconocimiento sobre la denuncia popular, pero casi 6 meses después, se buscarán evidencias de la anomalía.
La basura fue enterrada desde el pasado 28 de enero por lo que se denunció ante la Profepa.
La basura fue enterrada desde el pasado 28 de enero por lo que se denunció ante la Profepa. (Cortesía)

Guadalajara

La denuncia del enterramiento de desechos, posiblemente peligrosos, en el subsuelo de la planta de tratamiento de Aguaprieta, al norte de la ciudad, fue hecha el 28 de enero pasado por un grupo de trabajadores que decidieron proteger su identidad para no perder su empleo.

Cinco y medio meses después, los denunciantes no cuentan con datos que revelen lo que sucedió con su queja ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), pero el organismo informó que realizará esta mañana una visita al predio para determinar si tal disposición clandestina permanece.

Eso le dijeron al director de la Comisión Estatal del Agua (CEA), Felipe Tito Lugo Arias, quien se presentará en el lugar junto con personal de la empresa concesionaria del saneamiento de las aguas negras, Renova-Atlatec, a las diez de la mañana; al funcionario le aseguraron que si fuera necesario, se utilizaría maquinaria para revisar y escarbar en los sitios donde presuntamente se habrían realizado los depósitos de desechos, según le reveló Lugo Arias a MILENIO JALISCO.

Evidentemente, permanece en la total opacidad todo lo que se actuó y determinó a partir del 9 de febrero, cuando la Profepa notificó la apertura del expediente PFPA/21.7/2C.28.1/0007-15, hasta el día de hoy, pues aunque el documento señala la dirección http://www.profepa.gob.mx/seguimientodenuncias/inicio.asp, en la cual se debe introducir una clave de acceso que acompañada del número de expediente desplegaría el seguimiento, dicho sitio no está actualmente habilitado para la consulta (el documento de la apertura del expediente se puede leer en la siguiente liga: http://www.milenio.com/region/FOLIO_MILFIL20150714_0001.pdf).

Lugo Arias insistió en su desconocimiento sobre la denuncia. Por su parte, la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), informó también su ignorancia sobre el tema y recordó que por la naturaleza de los residuos, se trata de un tema que es competencia del ámbito federal. No obstante, puntualizó que los residuos del proceso de la planta –llamados “biosólidos”- se han depositado en un confinamiento cercano a la planta de El Ahogado, al sur de la ciudad, en estricto respeto del acuerdo generado tras haberse bloqueado la autorización para un “monorrelleno” en las inmediaciones del predio de Aguaprieta, correspondiente al área natural protegida de la Barranca del río Santiago, en Zapopan.

La denuncia señala de forma específica: “Se enterraron residuos peligrosos y basura en la construcción de la planta de tratamiento Agua Prieta [sic], vaciaron aceite, sólidos contaminados, cables, basura e incluso tambos”, señalaron por escrito. “La planta de tratamiento […] está en las inmediaciones a la presa Valentín Gómez Farías [donde se genera energía hidroeléctrica por la Comisión Federal de Electricidad]; los residuos se encuentran enterrados atrás de donde antes estaban las oficinas de ICA, llendo [sic] hacia los tanques de biogás, a un costado de la presa”, le señalaron a la Profepa; la denuncia se hizo a nombre de José Valdez.

EVIDENCIAS DE ENTERRAMIENTO

El video de apenas 17 segundos que entregaron los denunciantes como evidencia del enterramiento clandestino de residuos, es solo una toma arriba de un vehículo, de la zona donde se acumulaban los tambos con residuos en la planta de Aguaprieta (ver http://www.milenio.com/region/planta-Aguaprieta-enterro-basura-peligrosa_0_554344604.html). Pero las evidencias de su enterramiento son las fotografías que lo acompañan, como la que encabeza esta nota: tambos y basuras en fosos abiertos para ocultarlas (fotogalería en http://www.milenio.com/region/Denuncian-basura-enterrada-Aguaprieta_5_554394564.html), las cuales también se hicieron de conocimiento de la Profepa.