Profepa exigirá cumplir la legislación ambiental en Macrolibramiento

El titular de la procuraduría manifestó que la Profepa no quiere ser quien detenga el desarrollo. 

Puerto Vallarta

La Profepa no se propone detener el desarrollo, sino impulsarlo, pero siempre y cuando se cumpla con la legislación ambiental, aseguró el procurador federal del ambiente, Guillermo Haro Bélchez, al referirse a la construcción del Macrolibramiento de Guadalajara y las presuntas irregularidades detectadas en la obra.

En visita de trabajo en Puerto Vallarta, el funcionario dijo que hay algunos temas que están “en el ojo del huracán” en los que la Profepa está obligada a intervenir, “a actuar y a rendir cuentas con transparencia, de cuanta denuncia popular reciba o de lo que resulte de las actuaciones de oficio que lleve a cabo”.

Específicamente del caso del Macrolibramiento tapatío, aseguró que la dependencia ha estado atenta, “el proyecto cuenta con autorización de impacto ambiental, estamos revisando la vigencia y los términos y condicionantes otorgados desde el 2008”.

Manifestó que la Profepa no quiere ser quien detenga el desarrollo, “quiere ser quien lo impulse, pero para impulsarlo es necesario que se cumpla con la legislación ambiental y que el crecimiento sea sustentable, sostenido y con cumplimiento a la ley”.

Agregó que en las próximas semanas se dará puntual cuenta de las denuncias que la Procuraduría ha recibido sobre incumplimiento normativo de esta obra, “atenderemos las denuncias ciudadanas y la recomendación del Consejo Nacional de Desarrollo Sustentable sobre el particular”.

Refirió que actualmente pesa una suspensión de un juzgado de distrito que de momento mantiene sin vigencia las autorizaciones otorgadas inicialmente, “de tal suerte que el asunto forma parte importante del interés de la Profepa, está en el centro de su atención y estaremos muy atentos para que se dé cumplimiento al pie de la letra de toda la normatividad ambiental”.

 

EN ZAPOPAN

 

Por otra parte, Haro Bélchez ratificó la multa de cerca de 200 mil pesos al Ayuntamiento de Zapopan a raíz de que para realizar una obra fue afectada un área forestal de casi media hectárea, con maquinaria pesada.

Explicó que la comuna interpuso un recurso de revisión y se confirmaron los términos y condiciones inicialmente dictados por la Profepa. “Estaremos obligando también a las autoridades de Zapopan a las tareas de remediación del sitio deforestado sin apego a la ley”.

Además aseguró que en recientes revisiones al basurero de El Magisterio y los rellenos sanitarios de El Gavilán (ambos en Puerto Vallarta) y Picachos (Zapopan), no se han encontrado residuos peligrosos o tóxicos, “ni siquiera contaminación de lixiviados en los suelos. Mantendremos presencia en los tres, que hoy en día no significan problema alguno para el medio ambiente”.

Respecto a actuales proyectos carreteros en la entidad, dijo que se cuidará el cumplimiento de las normas ambientales en el Ameyalco-Montaña-Puerto Vallarta, el macrolibramiento vehicular de Puerto Vallarta, la ampliación de la carretera federal 200 en el tramo El Tuito-Melaque.

“Quiero señalar categóricamente que la Profepa será especialmente cuidadosa de estos proyectos y del resto que contiene el Programa Nacional de Infraestructura en todo el país, que no se violente norma alguna y que las obras se lleven a cabo con las autorizaciones correspondientes, manifestación de impacto ambiental, cambio de uso de suelo y que no se dañe el entorno ni el medio ambiente”.