Profeco suspendió 12 establecimientos del Estado de México

Para denunciar cualquier abuso de proveedores, asesoría o consulta la Profeco pone a disposición el 55-68-87-22 en el Distrito Federal y su Área Metropolitana y el 01-800-468-8722 del interior de ...
Detectó varias irregularidades.
Detectó varias irregularidades. (Archivo)

Toluca

Como parte del Programa Nacional de Verificación y Vigilancia Cuaresma y Semana Santa 2014, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) ha colocado sellos de suspensión de la actividad comercial en 174 establecimientos, de los cuales 12 están ubicados en el Estado de México por irregularidades a la Ley Federal de Protección a los Consumidores (LFPC).

Derivado de las 2 mil 307 acciones realizadas a nivel nacional, se detectaron irregularidades como no respetar precios, no entregar comprobantes de venta y no exhibir precios en montos totales a pagar, entre otras.

Hasta el 30 de marzo la dependencia federal había verificado mil 225 instrumentos de medición que incluyen básculas y relojes checadores; e inmovilizó cinco básculas por registrar faltantes de peso de hasta 50 gramos.

Las entidades con más sellos de suspensión son Jalisco con 39, Baja California Sur con 19, el Distrito Federal con 16, seguido del Estado de México y Tlaxcala con 12 cada uno y Colima con 11. Personal de la dependencia también ha colocado 7 mil 700 preciadores en establecimientos de las principales centrales de abasto y mercados públicos para que los consumidores cuenten con elementos que les permitan comparar precio y calidad antes de comprar.

Asimismo, instaló aleatoriamente "básculas del consumidor" para el repeso del producto adquirido, donde a la fecha ha atendido a 520 consumidores. De acuerdo con Oficinas Centrales, en 610 repesos de producto diverso marino se constató la entrega de 315 kilogramos y solo en cinco casos se procedió a la conciliación de producto faltante, que en suma representó un kilogramo.

Durante la vigencia de este programa, que arrancó el primero de marzo, verificadores de Profeco llevan a cabo visitas a importadores, distribuidores y comercializadores de pescados y mariscos (frescos y pre envasados), pollo y legumbres que operen en centrales de abastos y mercados públicos, así como tiendas de autoservicio y conveniencia, además de estacionamientos públicos de todo el país.

Para la adquisición de pescado la dependencia recomienda a los consumidores observar que el producto despida un olor fresco a mar, así como aspecto brillante y escamas bien adheridas a la piel.