La Proepa realizó 20 clausuras en 2013

Irregularidades en manejo de bancos de materiales, de sitios de disposición de residuos, de tequileras, granjas y talleres de verificación, los afectados.

Guadalajara

La Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (Proepa) realizó durante el año que termina, 1,365 operativos de inspección a diversas fuentes de contaminación, como parte de las acciones de vigilancia y sanciones que mantiene en el estado; esto llevó a clausurar catorce sitios irregulares de explotación de bancos de materiales, granjas, sitios de disposición de residuos y de manejo de vinazas, así como seis talleres de verificación de autos, informó hoy el organismo dependiente de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet).

"La supervisión que lleva a cabo la Procuraduría abarca ingenios, tequileras, talleres, granjas, giros industriales y sitios de disposición final, entre otros. La Proepa es la encargada de revisar el correcto funcionamiento de estos sitios y de verificar la garantía de protección al medio ambiente, dentro de sus actividades [...] en cuanto a la inspección de talleres acreditados para realizar verificaciones vehiculares, durante este año se realizaron seis clausuras, se impusieron 15 sanciones y se continuó con el proceso de 92 trámites sancionables".

La inspección a talleres acreditados dentro del Programa de Verificación Vehicular obligatoria "forma también parte de las acciones de vigilancia. Por ello, trabajadores de la dependencia supervisaron los talleres que se ubican en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), los proveedores de equipos analizadores de aire, así como los laboratorios autorizados para este fin. Como parte de estas revisiones, se encontraron 39 casos con irregularidades, por lo que se continuó con un procedimiento administrativo. Además, el pasado 3 de diciembre, la Semadet dio a conocer que en un taller en el municipio de Tonalá se encontró un equipo que alteraba y falsificaba datos en el procedimiento de verificación vehicular controlada, mediante el uso de un dispositivo simulador de revoluciones (conocido comúnmente como ratón), así como hologramas despegados de su cédula y listos para su entrega en mano, registrados ante Semadet con autos y fechas distintas".

Al reconocerse la posibilidad de un delito ambiental, la Proepa solicitó el auxilio de la policía de Tonalá, municipio en el que se encuentra el taller, y el de la Fiscalía General del Estado para consignar al dueño del local como presunto responsable. "Esta formó parte de la primera sanción que se aplica de este tipo en el estado. Aunque el proceso administrativo aún continúa, las sanciones que corresponden pueden incluir la cancelación de su registro como taller autorizado  y una multa equivalente a 20 y hasta 20 mil días de salario mínimo. El plazo para imponer la sanción depende del desahogo de las etapas legales pero la meta es que se solvente en seis a ocho meses", añade.

El seguimiento al proceso penal corresponde a la Fiscalía, que puede imponer una pena de hasta tres años de prisión y multa de 30 a 30 mil días de salario mínimo.