Productores no eliminan la soca por falta de personal

El trabajo fitosanitario que se dispuso, para erradicar la plaga de pulgón amarillo ha sido desatendida, pues los agricultores alegan que no hay recursos suficientes para proceder.
A causa del endeudamiento por las pérdidas, no hay recursos para eliminar la soca.
A causa del endeudamiento por las pérdidas, no hay recursos para eliminar la soca. (Lilia Ovalle)

Francisco I. Madero, Coahuila

A pesar de que 3 mil hectáreas sembradas con sorgo forrajero en este municipio se vieron afectadas ante la presencia atípica de la plaga conocida como pulgón amarillo, los productores sociales han desatendido la disposición sanitaria de eliminar la soca, toda vez que esperan el rebrote de sorgo en una segunda vuelta.

"Los productores no tenemos capacidad para hacer esos trabajos fitosanitarios porque las cosechas estuvieron muy malas y el precio igual".

"El pulgón en cuanto se terminaron las cosechas se retiró (Sic). Ya no tenemos problemas ahorita con él. Hay algunas (siembras) que se cortaron hace poquito y esas parcelas están teniendo sus retoños normales de una soca, únicamente que ahorita ya no nos llovió y sí necesita de agua", comentó Antonio Hernández Martínez, titular de Desarrollo Social municipal.

Aunque aseveró que la plaga cedió de forma natural, disminuyendo considerablemente la población del insecto, ahora que retoñan algunos cultivos y a pesar de que se dispuso por parte de las autoridades el retiro de la soca, los productores sociales han desatendido la medida bajo argumentos económicos.

"No tenemos dinero para hacer trabajos, vamos a esperar hasta el siguiente ciclo, que tengamos un crédito porque se requiere dinero y no tenemos.

"No hubo utilidades, en los sorgos perdimos, estamos endeudados, hay productores que todavía quedaron a deber de los créditos que les otorgaron para la siembra de este año".

"Aproximadamente una hectárea de sorgo se lleva alrededor de 25 mil pesos y los productores que mejor salieron sacaron 15 mil pesos, tuvieron un adeudo de 10 mil pesos por hectárea", explicó Hernández Martínez.

Dijo que para contar con utilidades requerían vender a 50 centavos sobre un monto de 60 toneladas para garantizar un ingreso de 5 mil pesos.

"Si tenemos 60 toneladas a 50 centavos son 30 mil pesos, si invertimos 25 (mil) nos quedan 5 mil pesos de utilidad".

"Hemos sacado hasta 70 toneladas por hectárea y aparte sacábamos de 15 a 20 toneladas (más) por hectárea de soca todavía", detalló el titular de Desarrollo Rural del municipio.

"Cuando estaba fuerte la plaga, todos esos cultivos no tuvieron retoño porque salía e inmediatamente se lo comía el pulgón".

"Donde hay ahorita retoños es en los últimos cultivos que se cortaron pero no se van a lograr porque ya no nos llovió y está desfasado de tiempo, debe tener suficiente humedad para tener desarrollo y que le siga lloviendo para que continúe creciendo y no hubo esas condiciones", reiteró.

En cuanto a la liberación de insectos benéficos para combatir la plaga del pulgón amarillo, detalló que la Sagarpa no les ha comunicado la medida, pero se tomarán acciones para el próximo ciclo agrícola mediante una campaña fitosanitaria, que contempla la fumigación y la contratación de personal para que supervise los cultivos.