Producirán energía con desechos en el Altiplano

El objetivo de la industria es también reciclar los desechos con valor comercial en tiraderos.
Relleno sanitario del Altiplano, una de las obras con más proyección y que está quedando a deber.
Relleno sanitario del Altiplano, una de las obras con más proyección y que está quedando a deber. (Archivo)

Pachuca

El próximo año los desechos orgánicos recolectados en los municipios de Tepeapulco, Almoloya, Emiliano Zapata y Apan, que sean depositados en el relleno sanitario regional, podrían ser utilizados para generar energía eléctrica que sea utilizada por los habitantes de esa región, informó el secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales del estado, Honorato Rodríguez Murillo.

A menos de dos meses de que culmine 2013, la empresa mexicana TRS, con sede en el Distrito Federal y en Querétaro, realiza estudios en el predio para cuantificar la inversión necesaria para instalar equipo generador de luz y definir el tipo de maquinaria que emplearán para este fin.

De acuerdo con el funcionario, el objetivo de la industria y de las autoridades municipales es también reciclar los desechos con valor comercial, como el cartón y el plástico.

“La empresa ha estado preparando todo lo relativo a esto; es decir, su proyecto ejecutivo. A la basura se le puede sacar provecho y es en lo que estamos trabajando, en primer lugar controlar el problema que se da en todos los municipios por la disposición final de los desechos y en segundo lugar aprovecharlos, al recuperar los residuales que tienen un valor todavía, el pet, el carbón, el vidrio y otros materiales, y lo demás aprovecharlo para la generación de energía”, comentó.

Quien fuera dirigente estatal del Partido Verde Ecologista expuso que esta tecnología para producir luz con la basura sólo es utilizada en los países de primer mundo; sin embargo, consideró que al igual que Hidalgo, el resto de los estados tendrán que considerarlo en un futuro, para reducir la contaminación y darle un uso adecuado a los residuos sólidos urbanos, que son los generados en las casas como resultado de la eliminación de los materiales que se utilizan en las actividades domésticas; así como los que provienen de establecimientos o la vía pública y los que resultan de la limpieza de las vías o lugares públicos.

“El punto fundamental para conocer los recursos económicos que se necesitan para realizar este proyecto es calcular cuánto metano se genera en esta región. No es igual que perforar un pozo y saber cuánto se obtiene de petróleo y de gas natural, porque un relleno sanitario tiene un sinnúmero de objetos, de productos en materiales orgánicos e inorgánicos que permiten la generación de metano, por eso aún no es posible conocer cuánta energía se produce con una tonelada de basura”, señaló.

Rodríguez Murillo comentó que tanto la empresa TRS como las autoridades municipales deberán buscar la mejor alternativa para el aprovechamiento de los recursos naturales la obtención de más kilowatts de electricidad. 

“Una opción para hacer más eficiente este proceso es la separación de la basura, para quitar los residuos inorgánicos que no son los que producen el metano. Hay alternativas como la incineración, que en sistemas muy controlados se puede realizar, pero en todo México no existe una planta incineradora de residuos que produzca energía, por eso es una vía que tenemos que considerar”, ejemplificó.

En junio pasado, la Semarnath formalizó el contrato para que el relleno sanitario regional de Apan entrara en funciones.

Después de casi año y medio de su inauguración se firmó el contrato de prestación de servicios entre los municipios de Tepeapulco, Apan,  Almoloya,  Emiliano Zapata y la empresa Enerxico Energía México, SA de CV para el inicio de operaciones, con lo que se pudo sanear el tiradero municipal de Ciudad Sahagún. El relleno recibe 60 toneladas de basura por día.

Obra con irregularidades

El relleno sanitario regional Tipo B entre Apan, Tepepaulco y Emiliano Zapata fue una de las tres obras ejecutadas por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Hidalgo (antes Consejo Estatal de Ecología) en las que la Auditoría Superior del Estado (ASE) encontró irregularidades en el ejercicio de los recursos públicos.

El relleno de Apan contó con una inversión de 9.1 millones y se construyó con aportaciones del gobierno federal y estatal, en un predio de más de 7.6 hectáreas de terrenos que aportó el ayuntamiento municipal, así como el cercado perimetral y la construcción de la caseta de vigilancia. En esta obra la ASE acusó mala aplicación del presupuesto.

La empresa responsable de ejecutarlo, al ganar la licitación nacional en 2010, fue Grupo INELPRO SA de CV, quien fue citada por la autoridad competente para responder a las observaciones. Las otras anomalías fueron cometidas por IBERALTEC, SA de CV,  y Grupo Constructor ICSI SA de CV, quienes realizaron respectivamente la construcción del relleno sanitario municipios Nopala, Chapantongo, Tepetitlán y Alfajayucan y las obras de saneamiento y clausura de la celda No. 2 y restauración de la celda No. 3 del relleno sanitario municipal del Huixmí.