Procurador refuta a IP sobre alza en delitos

Adrian de la Garza Santos atribuyó el aumento en abuso de autoridad y extorsiones a que ahora se dan mayores denuncias, pues dijo hay más centros de recepción.
El procurador de Justicia, Adrián de la Garza Santos.
El procurador de Justicia, Adrián de la Garza Santos. (Foto: Leonel Rocha)

Monterrey

El Grupo de Coordinación Operativa integrado por autoridades en materia de seguridad federal y del Estado, analizó en la reunión de este miércoles los índices delictivos de la última semana y concluyeron que los promedios son equivalentes a los del mes pasado, donde resaltaron que hubo una disminución en casos de homicidio, robos en casas, negocios y de vehículos.

Esto un día después de que la iniciativa privada contradijo al Estado y subrayó que el delito de abuso de autoridad incrementó exponencialmente al llegar a una cifra de 429, 300 veces más que el año pasado, situación que Milenio Monterrey reveló hace dos semanas.

Ante esto, el procurador de Justicia, Adrián de la Garza Santos, atribuyó el alza a la instalación de más centros de recepción de denuncias.

"Creo que más que preocuparnos deberíamos de celebrar que se estén recibiendo mayores denuncias. Lo que pasa es que hay variables diferentes que no pueden ser comparables a la forma cómo se estaban midiendo antes.

"Es decir, estamos haciendo cosas diferentes y seguramente va a haber registros diferentes en este y en otros de los rubros", mencionó.

En cuanto al tema de secuestros, el procurador aseguró que los últimos meses son los más bajos en incidencia.

"Obviamente que ha habido incidencia de secuestro en el año, pero es mucho más baja que los años anteriores y sobre todo se ha dado resultado también con detenciones de personas.

"Estos últimos meses son donde la incidencia ha sido más baja, inclusive al momento del Informe no se había registrado incidencia en el tema de secuestros y fue lo que se dio a conocer", dijo.

En la reunión también estuvo presente el consorcio que construirá el Gasoducto Los Ramones, para solicitar seguridad en los cinco campamentos que instalarán en Terán, en Linares, en los poblados La Boquilla y La Escondida y Doctor Arroyo.

El Ejército Mexicano será el encargado de comandar los operativos de vigilancia en estos lugares en donde trabajarán 3 mil personas aproximadamente. La Fuerza Civil colaborará en esta tarea.