Piden que autoridades sigan apoyando procesión

Manuela Gallardo Galván, habló sobre la actividad que realizan cada año los habitantes de Viesca en Semana Santa, solicitó que la ayuda para lograr montar todo no sea suspendida en la posteridad.
Se realizó como siempre el Viacrucis, a las cuatro de la tarde la emisión de las siete palabras, en seguida la oración de la cruz, se continuó con la adoración de Cristo, hasta el rosario del Pésame.
Se realizó como siempre el Viacrucis, a las cuatro de la tarde la emisión de las siete palabras, en seguida la oración de la cruz, se continuó con la adoración de Cristo, hasta el rosario del Pésame. (Domingo López)

Viesca, Coahuila

“Es que esta actividad cada año se realiza por los habitantes de aquí, pero ahora, en esta ocasión con más gente, con más ímpetu, donde participan personas importantes y traen “artistas” que alaban a nuestro Señor Jesucristo y a su madre la virgen María, lo cual impacta más y se siente una muy buena vibra”, informó Manuela Gallardo Galván, quien solicitó a las autoridades a que no se suspendan en la posterioridad.

Explicó la ama de casa, que en la mañana se realizó como siempre el Viacrucis, a las cuatro de la tarde la emisión de las siete palabras, en seguida la oración de la cruz, se continuó con la adoración de Cristo, hasta el rosario del Pésame, posteriormente a esto, se organizó la Procesión del Silencio, para lo cual se instalaron cinco misterios, en forma estratégica, uno por la orilla de agua hasta la casa de piedra, otro en la avenida Hidalgo e Ildefonso Fuentes, otro en la Hidalgo e Independencia, en la Torre del Reloj, el cuarto en Aldama y Venustiano Carranza, el quinto en la iglesia de Santiago Apóstol, donde finalizó esta actividad.

Manuela Gallardo Galván le agradeció a las autoridades que se haya organizado este evento y en lo sucesivo se va a solicitar el apoyo del sacerdote que esté, así como de las autoridades municipales.

Incluso también se observó en un recorrido por las principales calles de esta cabecera municipal que se instalaron pequeños altares con un crucifijo o la imagen del Nazareno afuera de varios domicilios, en demostración de la fe que los viesquenses le tienen, así como una muestra de la alegría que les dio el que se haya llevado esta actividad, nunca antes vista por ellos.

“En aquel entonces sacábamos al Señor en su urna, pero como ha estado deteriorándose con el paso de los años, ya el año pasado decidimos que ya no se moviera, en aquel entonces mínimo participábamos unas mil personas, nada más de esta cabecera municipal, uno que otra que venía a visitar a sus familiares y también se agregaba”, explicó la mujer.

Hizo una crítica “constructiva”, indicando que la Procesión del Silencio debió haberse realizado más tarde, al filo de las ocho de la noche, porque “yo pienso que esa es la hora de mayor silencio en cualquier parte, y nada más debe ir tocando un solo tambor en tono sencillo, un solo golpe”

Le agradeció a las autoridades que se haya organizado este evento y en lo sucesivo se va a solicitar el apoyo del sacerdote que esté, así como de las autoridades municipales.

“Pero fuera de todo esto, creo que está bien lo que se hizo hoy (el viernes santo) porque antes salíamos a escenificar el Vía Crucis en el parque recreativo “Juan Guerra”, pero los espectáculos que ahí se registraban estaban en contra de lo espiritual”, señala.