De un encuentro casual al altar

Cuando se conocieron ellas tenían 16 y 14 años, aunque ambas deseaban casarse, pensaban que la distancia no ayudaría.
Priscila y Viridiana viajaron al DF para casarse.
Priscila y Viridiana viajaron al DF para casarse. (Daniela Mendoza Luna)

Monterrey

Priscila no tenía la intención de conocer a nadie, iba a mudarse de ciudad y no estaba en la búsqueda de una novia, tenía 16 años.

Pero un amigo le presentó a Viridiana, quien apenas tenía 14 y estaba en la secundaria.

Lo que siguió fueron seis meses de un noviazgo que parecía tener fecha de caducidad, pero soportó tres años en la distancia y finalmente este sábado 28 de junio llegará al matrimonio.

Para ellas fue a base de esfuerzo y búsqueda constante de conexión por medio de cualquier vía; el teléfono, el internet, algunas esporádicas visitas para las que había que trabajar y juntar dinero.

"Desde el año que comenzamos a salir yo pensé que me gustaría casarme con ella, eso me impactaba porque sólo tenía 16 (ahora tiene 24 años) y ni siquiera era posible, me daba pena decirle porque pensaba que la podía asustar", cuenta Priscila entre risas.

Cuando Priscila regresó a Monterrey, una vez que terminó sus estudios pasaron un par de años antes de que pudiera concretar sus deseos y vivir con Viridiana, hoy de 22 años y Contadora de profesión.

"Fue una conexión muy fuerte desde el principio, suena cursi, pero así es, yo siempre estuve segura de que ella era lo que yo quería", dice.

La familia de Priscila estará presente en la ceremonia civil, la de Viridiana aún tiene cosas por procesar, pero el respeto hacia su relación existe y tienen esperanza en que vaya creciendo.