ENTREVISTA | POR MARTHA CALVILLO

Rosalía Flores Y Paulina Guzmán

Llevan un proyecto de vida juntas. Al querer adquirir un autofinanciamiento y un seguro de vida, se les negó una cuota accesible al no ser un matrimonio por lo que decidieron apelar a la nueva ley que entró en vigor en enero.


Primera asociación de libre convivencia en Jalisco

Pretenden que se difunda que esta ley favorece a todos los modelos de familia y no sólo a las parejas gay como se piensa.
Pretenden que se difunda que esta ley favorece a todos los modelos de familia y no sólo a las parejas gay como se piensa. (Chema Martínez)

Guadalajara

Mañana viernes 14 de febrero Paulina Guzmán Flores y su mamá Rosalía Flores Orozco tendrán una razón más para festejar, se convertirán oficialmente en la primera familia en firmar ante un notario el contrato que las una como asociación en libre convivencia, luego que la ley entró en vigor en el estado el 1 de enero pasado.

Paulina Guzmán vive con su madre Rosalía Flores, ellas llevan un proyecto de vida juntas y se apoyan mutuamente económicamente, a finales de diciembre del año pasado quisieron adquirir un autofinanciamiento y un seguro de vida, pero se les negó una cuota accesible al no ser un matrimonio por lo que se vieron en la necesidad de apelar a la nueva ley.

“Fue por necesidad, por la cuota que nos favorece en una aseguradora, en un autofinanciamiento y estamos apelando esta ley por acceder a la cuota del seguro conyugal, que nos asegura a las dos, con una cuota más económica que cada una individual, por ello es que recurrimos a esta ley”, aseguró Paulina.

En ese momento comenzaron un largo camino para informarse y analizar su situación y pese a que la empresa en cuestión no tenía noción de la ley, siguieron firmes en la decisión y la aseguradora se abrió a la posibilidad, siempre y cuando se entregaran los papeles correspondientes.

“Nosotras sabíamos de la ley y consideramos que nuestra situación entraba dentro de esa figura legal, entonces el primer paso fue ir a la aseguradora, a la empresa en donde estamos buscando el financiamiento y solicitar que esto se nos autorizara, en un principio fue difícil porque tenían un esquema totalmente diferente, desconocían este esquema de esta ley y empezamos a movernos, a preguntar por el lado legal para saber realmente cómo utilizar esta ley”, detalló Rosalía.

El proceso, según Paulina, quien es madre de tiempo completo, ha sido muy difícil debido a la problemática y polémica de la ley, se les cerraron muchas puertas. “Ha sido muy engorroso, porque mucha gente por miedo y desconocimiento, fue un mes de mucho caminar, de mucho preguntar y de ver precisamente que hay falta de información en muchos lugares públicos como son registro civil, procuraduría social y notarías”.

Finalmente Paulina y su madre se acercaron al Congreso donde fueron apoyadas por asesores de la fracción del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Uno de los motivos principales por los que Paulina y Rosalía han permitido que se conozca su experiencia es para que se difunda que esta ley favorece a todos los modelos de familia y no sólo a las parejas gay como se piensa. Según fuentes del Congreso en el tiempo que lleva vigente la ley de libre convivencia sólo una pareja del mismo sexo ha buscando convertirse en sociedad.

A un día de firmar el contrato que las una, Paulina y su madre se dicen satisfechas y felices, no sólo por los beneficios con los que contarán sino porque están luchando por sus derechos como ciudadanas. “Me siento satisfecha y contenta de poder cumplir con mi objetivo jamás he pensado en la crítica, es luchar por mis derechos y es luchar con las uñas y los dientes y las garras por defender mis derechos, con tanta negativa, yo sí estaba dispuesta a pelear por mis derechos, además a la única a la que le va a convenir y dar beneficio durante 20 años es a mí”, expresó Paulina.

Por su parte Rosalía, quien es pensionada, agregó, “me siento tranquila porque sí voy a poder hacer uso de ese beneficio, eso me da muchísima tranquilidad, satisfecha de estarlo persiguiendo cuando realmente era un campo estéril, también siento la satisfacción de que no claudicamos en ningún momento, nos apoyábamos las dos, fue buscar, buscar y buscar hasta llegar al punto en que ya nos estaba esperando”.

Mañana a las 10:00 horas en la notaría número 87, Paulina Guzmán y su madre Rosalía

Flores verán finalizado el proceso y firmarán el contrato que las convertirá en la primera asociación oficial que vive en libre convivencia y de inmediato irán a la empresa aseguradora y harán valer sus derechos.