Primaria es invadida por aguas negras

Alumnos y maestros tienen que soportar pestilentes olores durante el horario de clases; Coepris puede suspender clases.
En el kínder “Josefina Ramos” ya suspendieron las clases.
En el kínder “Josefina Ramos” ya suspendieron las clases. (José Luis Tapia)

Tampico

Al sonar el timbre de ingreso a clases, los alumnos de la Escuela Primaria, “Miguel Ramírez Hernández”, saben que comienza el martirio, al tener que soportar por más de cuatro horas  los pestilentes olores del agua del drenaje, que se encuentra acumulada en un extremo del plantel educativo.

Y es que cada vez que llueve, una parte de la escuela se inunda, pero esta vez el drenaje de las calles Emiliano Zapata y Lucio Blanco, de la colonia López Portillo, se colapsó, lo que provocó el desbordamiento hacia el interior de la institución, invadiendo gran parte del predio y con el paso de los días el agua estancada despide fétidos olores, provocando serios dolores de cabeza entre la población estudiantil y maestros.

El regreso a clases, después del periodo vacacional, ha sido un castigo para quienes ahí cursan su nivel primaria, toda vez que el área de comedor y cocina han tenido que ser clausurados provisionalmente ante el exceso de humedad y las condiciones insalubres que prevalecen; también se ve afectado un salón de clases, y la biblioteca.

Los pestilentes olores se perciben desde que el personal ingresa al plantel,  permaneciendo en aulas aledañas para evitar tener contacto con el  acumulamiento de agua del drenaje; a la hora del recreo los menores se ven obligados a comer en el piso del patio central, mismo que se encuentra techado, los pequeños conviven entre un grave foco de contaminación que se impregna en sus alimentos que se llevan a la boca.

“Tenemos una parte de la escuela que cada temporada de lluvia se inunda, pero con el paso de los días el sol seca el agua, aunque tenemos que inhabilitar esas aulas por cierta temporada, trasladando a los niños al área de cómputo, pero hoy la situación se hizo crítica porque se colapsó el drenaje en la calle, se vinieron hacia acá las aguas residuales, brotaron en el drenaje de la escuela y se inundó gran parte del plantel con aguas negras”, reportó María Francisca García Navarrete, directora del plantel.

La desesperación es grande, por lo que los padres de familia tomaron la iniciativa de manifestarse el día de ayer y portando pancartas se trasladaron hasta el evento donde estuvo presente el Gobernador del Estado, Egidio Torre Cantú, solicitándole su intervención para remediar esta problemática de contaminación.

El kínder “Josefina Ramos del Río”, es otra de las instituciones perjudicadas con el desbordamiento del drenaje, por lo que señalan que es urgente la construcción de un dren pluvial, mismo que a la fecha no se ha edificado a pesar de los múltiples oficios que han girado.

“Ya se informó a las dependencias como la Comapa, presidencia, Protección Civil y bomberos, si han venido, pero solo a tomar fotos”, puntualizó la directora.