“Previenen homofobia los derechos sexuales”

Psicólogo afirma que ahora se cuenta con una herramienta para luchar por la igualdad y que los niños deben recibir esta educación.
La cartilla de derechos sexuales ha sido un tema polémico.
La cartilla de derechos sexuales ha sido un tema polémico. (Jesús Jiménez)

Tampico

La cartilla por los derechos sexuales es una herramienta que garantiza la igualdad y previene violencia y homofobia, afirmó el psicólogo Juan Báez Verdín, al señalar que los niños tienen derecho a la educación en sexualidad. Dijo que si hoy no defendemos los derechos de las minorías, pronto nuestros propios derechos serán vulnerados.

El especialista recordó que en 1994, la Universidad del Noreste en Tampico, ofreció estudios de sexualidad para alumnos graduados de Medicina, Psicología y Derecho, y hubo protestas e intentos de evitar que estos estudios tuvieran lugar, sin embargo se realizaron.

"Esta acción académica ha venido dando aportaciones positivas a la promoción de la salud sexual en la región", expresó. Mencionó que la sexualidad es algo aún censurado y a veces usado como tema de chistes, lo que es relativamente tolerado y hasta tiene su espacio reconocido en el contexto social.

Sin embargo, agregó, se debe hablar de la sexualidad como un elemento para la liberación de un paradigma y llamar la atención hacia las injusticias que se han incrustado en nuestra cotidianidad y que a veces se vuelven invisibles: violencia y discriminación. Indicó que poner un poco de atención en la definición es de vital importancia y nos brindará grandes frutos en el análisis.

"La sexualidad en el modelo psicoanalítico es muy rica e interesante, sin embargo me gustaría traer a flote la definición del Modelo Holístico de la Sexualidad, que se refiere a 4 holones, la terminación "on" indica pertenencia a una parte mayor, pensemos en el protón, electrón, neutrón, su terminación indica que pertenecen a algo más, en este caso al átomo".

Expuso que cada holón de la sexualidad, pertenecen a subsistemas y son: el género, la vinculación afectiva, la reproductividad y el erotismo.

"El género es una construcción sociocultural que nos indica lo que es ser un hombre o una mujer en un tiempo y espacio determinado, es decir, nacemos hembras o machos, y nos construimos hombres o mujeres en el contexto social", comentó. Añadió que la vinculación afectiva, se refiere a la capacidad que tenemos los seres humanos de establecer vínculos de afecto con los demás.

La reproductividad cuenta con dos dimensiones, una es la reproducción biológica, y la otra es la reproductividad de los esquemas mentales, es decir, nos reproducimos biológicamente al tener un hijo, y reproducimos nuestros esquemas mentales cuando los educamos.

"El erotismo está relacionado con la búsqueda, la experiencia, el recuerdo y lo que gire alrededor del placer sexual. Estos cuatro holones, subsistemas, forman un sistema general al que denominamos sexualidad".

Báez Verdín, apuntó que la sexualidad configura un paradigma, desde el cual interpretaremos todas las experiencias de nuestra vida, por lo cual es muy importante ver la manera en que este paradigma se va configurando.

"Tanto padres como madres, maestras y profesores habrían de tener vasta información y actitudes adecuadas para contribuir al sano desarrollo social, desde los individuos", expuso.

Precisó que para brindar estas herramientas a la sociedad de una manera práctica, sencilla, ilustrada y lineal, condensando todo el análisis en formas útiles para la sociedad, se integraron los derechos sexuales.

Recordó que la cartilla por los Derechos Sexuales ha sido firmada y ratificada por el Estado mexicano, y es un acuerdo internacional con prácticamente la misma fuerza que la Constitución.

"Son derechos de tercera generación, es decir pertenecen a grupos específicos y deben verse de manera integral, separar un derecho y atacarlo de manera individual no es posible, ya que su fuerza está en el conjunto".

Reiteró que decidir libremente sobre el cuerpo y la sexualidad, ejercer y disfrutar plenamente la vida sexual, decidir con quien compartir la propia vida, gozar la igualdad de oportunidades y la equidad, ser libre de toda discriminación, son aspectos que nadie le negaría a ningún ser humano, sin embargo, esto se hace.

"Pensemos en los jóvenes, en las mujeres y aún en aquellas personas que su objeto de amor, de placer, o de filiación es alguien de su mismo sexo", señaló el entrevistado.

Desde su punto de vista, prejuicios, estereotipos e ignorancia se combinan para hacer invisibles a otros y dejarlos sin derechos.

"Sin embargo, ante la injusticia, los derechos sexuales que son parte de los derechos humanos, y que están ratificados por el Estado mexicano, son una gran herramienta para luchar por la igualdad", dijo.