Prevén invertir 6 mdp en la sede del ayuntamiento

La administración municipal espera que el Congreso del estado les apruebe un crédito.
El actual edificio es insuficiente para los burócratas.
El actual edificio es insuficiente para los burócratas. (José Martín Anaya)

Atotonilco de Tula

Para 2014, el gobierno municipal de Atotonilco de Tula estima invertir al menos seis millones de pesos para la terminación del nuevo inmueble de la presidencia, informaron autoridades locales, quienes indicaron que todo depende de la aprobación de parte del Congreso del estado de empréstito solicitado hace varias semanas.

Dicha obra como se recordará, se encuentra en completo abandono desde hace ya dos años, cuyo proyecto fue heredado por el otrora alcalde de esta demarcación, Julio Cesar Ángeles Mendoza.

En su momento el alcalde señaló que las limitaciones presupuestales fueron impidieron que se avanzara en esta obra.

Por eso para 2014 prevén concluir los últimos detalles de la mega obra, para trasladar haya la presidencia.

Esto en razón a que el inmueble que actualmente alberga la presidencia ubicado en la cabecera municipal  resulta insuficiente, para todas las áreas que integran la administración gubernamental.

Todo depende si se aprueba o no el crédito  para invertirlo en la remodelación y culminación del inmueble, reconoció en su oportunidad el alcalde, Edgar Reyes Martínez, quien, aceptó que dicho propiedad es de gran utilidad para el municipio y para la población.

Y es que debido al desuso, ha sufrido deterioro, además de que ha sido objeto de averías por personas no identificadas.

Lo anterior debido al abandono que sufre, y a que el punto donde se ubica se encuentra semipoblado.

Cabe señalar que la citada obra en su momento fue calificada como la más grande de la anterior administración, debido a su impacto y a su amplia inversión.

El cambio de sede de la presidencia ha divido opiniones entre la población de este municipio, puesto que alguno comparte la idea de reubicarla al nuevo inmueble, bajo el argumento de que mejorarían los servicios y sería más cómodo tanto para los gobernantes como para los lugares.

Mientras que opiniones contrarias, señalan que el cambio de la presidencia, alejaría los servicios del centro, lo que obligará a la población a trasladarse hasta este punto para realizar los trámites correspondientes.