Prevalece corrupción e inseguridad en taxis

Muchas personas, en su afán de llegar rápido a su destino, toman el servicio que ofrecen los colectivos y son víctimas de la delincuencia
Operan sin control en toda la entidad.
Operan sin control en toda la entidad. (Gloria Guinzberg)

Toluca

La corrupción y la inseguridad son el principal problema en el servicio que prestan los taxis y pese al esfuerzo de las autoridades falta mucho control en todo el estado y voluntad de las partes involucradas para mejorar la situación señaló Esteban Carrera García, presidente de la Comisión de Emprendimiento del Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (Concaem).

Hoy día muchas personas en su afán de llegar rápido a su trabajo o destino, suben a los colectivos y lamentablemente son víctimas de la delincuencia, aunque este es un problema que también padecen los operadores. "En esta zona hay un alto porcentaje de asaltos a los taxistas y los usuarios, no son pocas las violaciones y los secuestros exprés".

Aunque no están regulados operan sin control no solo en el Valle de México sino en todo el estado.

Hay municipios como Nezahualcóyotl, Chalco, Ixtapaluca o Reyes La Paz donde el aumento de unidades piratas es impresionante a todas horas.

"En todas las avenidas hay autos dando el servicio sin cromática, tarjetón o licencia, con la renta de las placas y las bases irregulares prolifera el problema".

Pese al esfuerzo de las autoridades falta mucho control en todo el estado.

"No sé si la autoridad es cómplice, no se da cuenta o no tiene el personal suficiente para supervisar todas las unidades, pues hay bases amparadas ante cualquier operativo y sin cumplir con la normatividad tienen sus conos y trabajan como taxis".

Aunado a esto, los intereses de muchos dirigentes han interferido para frenar la modernización, capacitación y mejoras en el servicio.

"Hay taxistas que están ahorcados por sus líderes, quienes incurren en la falta de control y les cobran todo. Hay buenos y malos pero hay más malos que buenos, es un círculo vicioso".

De ahí el éxito de Uber y Cabify que ofrecen buen trato, servicio de calidad, con unidades nuevas y aplicaciones móviles. Además de que no hay más que responderle a una compañía que tiene reglas muy claras y específicas.

"El desorden y la inseguridad de los últimos años ha obligado a la gente a pagar un poco más para llegar con bien a su destino".

Sostuvo que no es imposible ordenar al sector, sin embargo, hace falta mucha voluntad de todas las partes involucradas.

"El gran problema es la corrupción, no vamos a parar esto si los mandos medios y operativos siguen siendo cómplices y privilegiando a unos cuántos, es decir, avisan a ciertos líderes sobre los operativos".

Una alternativa es actualizar al padrón y sacar de circulación a quienes no cumplen con la ley, algo que han hecho con las diversas empresas en el Valle de Toluca; ampliar la capacitación y financiamiento para nuevas unidades por parte del gobierno y la regularización de la tarifa.

"Nadie en la entidad cobra con taxímetro".

Exhortó a las autoridades a emitir otras reglas de operación y trato para que la gente recupere la confianza en el sector y disminuya la corrupción.

"Para que esto siga siendo negocio el gobierno debe poner reglas más claras", declaró el dirigente empresarial.

KVS