Presupuesto 2017 condena a los bosques

Un sector forestal sin recursos hará fracasar las metas de París, pues se prevé un recorte de 62% a bosques y de 25% a la Conanp, señala el Consejo Civil Mexicano de Silvicultura Sostenible 
Riesgo para proyectos forestales y los bosques, grandes sumideros de carbono
Riesgo para proyectos forestales y los bosques, grandes sumideros de carbono (Agustín del Castillo)

Guadalajara

Lo que se avizora para el cumplimiento de metas del Acuerdo de París en materia de cambio climático es un fracaso, advierte el Consejo Civil Mexicano de Silvicultura Sostenible (CCMSS). “El proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2017, presentado por la Presidencia de la República al Congreso el 3 de septiembre pasado, ha sido cuestionado por los inmensos recortes en rubros sustantivos” como agricultura, educación y salud, pero el sector bosques no la pasará mejor, con 3,674 millones de pesos menos que en 2016.

“En el tema ambiental, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, como cabeza del sector, en su conjunto sufrió un recorte de 19,791.6 millones de pesos, 35.5 por ciento menos que lo que tenía en 2016. En cuanto a los recursos para adaptación y mitigación al cambio climático, el presupuesto se redujo en 44 por ciento, de 16,631 millones a 9,247 millones. Es en este rubro donde está la mayor parte de recursos para el medio ambiente y los bosques. Mientras que en el rubro de 'servicios personales' para la Semarnat hay un incremento de 6.7 por ciento, en el de subsidios hay un recorte del 63.6 por ciento”, apunta una nota informativa entregada por el organismo.

“Es interesante resaltar que no todos las dependencias y los programas dentro de la Semarnat sufrieron recortes, En cuanto a organismos desconcentrados de la Semarnat, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente tuvo un ligero aumento cercano al dos por ciento, al igual que el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, mientras que el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua aumentó en 6 por ciento. La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas sufrió un descalabro de 25 por ciento”.

A la Comisión Nacional del Agua “se le redujo un sorprendente 36 por ciento. En cuanto a programas, algunos permanecieron exactamente iguales, como el de Conservación y Aprovechamiento Sustentable de la Vida Silvestre, a cargo de la propia Semarnat, que se queda con 188.6 millones, y el llamado Procodes (Programa de Conservación para el Desarrollo Sostenible), a cargo de la Conanp, que se mantiene sin recortes, con 234.9 millones. Mención aparte merece la recientemente creada Agencia Nacional de Seguridad Industrial y Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos, instancia creada ex profeso para atender los asuntos ambientales relacionados con la reforma energética. Ahí sí hubo un incremento sustancial, es el único organismo del sector ambiental que recibe un aumento significativo, de 25 por ciento [la misma proporción que se le redujo a la Conanp]”.

Así, “es poco claro para qué se requiere actualmente un incremento sustancial en para este rubro, cuando dicha Agencia Nacional está destinada a atender un tema que apenas está en etapa temprana de licitación (las famosas 'rondas') y cuando existe una Procuraduría Federal de Protección al Ambiente que con base a la ley debe realizar esas funciones”.

Por otro lado, “el recorte más drástico al presupuesto de los organismos descentralizados de la Semarnat, es el que sufre la Conafor, cuyo programa de subsidios para el desarrollo forestal sustentable fue recortado en 62 por ciento, al pasar de 5,175 millones que le fueron asignados en el 2016, a 2,000 millones en el 2017”.

A diferencia de otros programas orientados al otorgamiento de subsidios pasivos (es decir, que no son inversiones en rubros productivos), “uno de los principales objetivos del programa de manejo forestal sustentable es (era) contribuir a fortalecer las capacidades, infraestructura y financiamiento para el establecimiento, manejo y desarrollo de empresas forestales comunitarias. Algunos de los principales compromisos en materia forestal establecidos en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 consisten precisamente en implementar modelos silvícolas sustentables y ambiciosos, que permitirían incrementar la biomasa de los bosques, y su captura de carbono, a la vez que incrementarían la productividad de productos maderables, mejorarían la competitividad del sector forestal comunitario, y generarían empleos permanentes. Estos son los objetivos de la Estrategia Nacional de Producción y Productividad (Enaipros)”.

El consejo “considera que con los recortes previos y este nuevo recorte a la Conafor y particularmente a los recursos para el manejo forestal sustentable, se sufre un grave riesgo de que la Comisión Nacional Forestal fracase en el logro de sus objetivos y sus metas. El incremento en la producción maderable ha sido de 12 por ciento en los últimos cuatro años, según se reporta en el Cuarto Informe Presidencial. Este aumento, si bien está por debajo de la meta original, es una buena noticia para las empresas forestales comunitarias de México, y muestra que la inversión en el manejo forestal sustentable rinde frutos”.

Pero, “con el fuerte recorte al presupuesto, es difícil que se mantenga el incremento logrado hasta hoy en relación con esta meta, y lo más probable es que ocurra un decremento, al menos si se juzga por dos hechos muy significativos: La reducción de más de 60 por ciento en los recursos y el hecho de que desde hace un año ha mermado la capacidad operativa y se han cerrado las gerencias de la Conafor relacionadas con esas actividades (particularmente las gerencias de Cadenas Productivas y la de Silvicultura Comunitaria). Este recorte significa tirar por la borda uno de los programas que efectivamente está rindiendo frutos en términos ambientales, sociales y económicos”.

Otra de las metas “que se ve severamente amenazada con el recorte a los subsidios de la Conafor, es la de la contribución del sector forestal a la reducción de emisiones de gases de efecto de invernadero y al incremento de los acervos de carbono, como se establece en el Acuerdo de París, recientemente ratificado por el Senado mexicano. Para contribuir a lograr la meta de reducción de emisiones, la Conafor ha desarrollado la Estrategia Nacional para la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación Forestal, la ENAREDD+, que se suma a la Enaipros en el objetivo de incrementar los acervos de carbono a través del buen manejo forestal”.

Sin manejo forestal, “sin desarrollo de emprendimientos forestales, sin inversión en el desarrollo de un modelo económico sustentable para el sector forestal, y con base sólo en subsidios del tipo de empleo temporal y servicios ambientales, la contribución de este sector será marginal y de corto plazo, y al no generar opciones productivas carece de un elemento central de la sustentabilidad, que es la viabilidad económica. La ENAREDD+ y toda la política de mitigación de gases de efecto de invernadero, bajo estas condiciones, sin apoyo al manejo forestal, está destinada al fracaso y en consecuencia será muy difícil cumplir con las contribuciones nacionalmente determinadas (NDC) y lograr el cumplimiento del Acuerdo de París”, advierte.

Añade: “Tal vez lo más preocupante de todos estos recortes es que se pone en evidencia el nivel de prioridad que tienen los bosques en la agenda del ejecutivo, cuando de los bosques no sólo dependen sus habitantes y los propios ecosistemas forestales, sino la infiltración de acuíferos, la conservación de los suelos y la biodiversidad, y el mantenimiento del clima, indispensables para toda la vida humana. Con esta situación es previsible además que aumente significativamente la vulnerabilidad ante fenómenos climáticos extremos”. Paradójicamente en el proyecto de presupuesto desaparece por completo el Programa Nacional de Desastres.

“No son claros los motivos por los que el ejecutivo castiga tan severamente a la Conafor, y sobre todo a su programa de subsidios para el Desarrollo Forestal Sustentable, pero el poder legislativo tiene en este momento la oportunidad de corregir esta situación, revisando los motivos que la justifican, si es que existen”, plantea el consejo.

MC