Preservar el ecosistema objetivo primordial

Adoptar la modalidad de “captura y libera”, medida que pretende hacer conciencia en pro de la preservación de las especies marinas, señalan.
En antaño, Tampico era reconocido como uno de los mejores destinos para la pesca deportiva.
En antaño, Tampico era reconocido como uno de los mejores destinos para la pesca deportiva. (cortesía)

Tampico

La idea de adoptar la práctica del Catch and Release (captura y libera) nace a partir de la triste realidad que hoy afrontan los pescadores deportivos de la zona. Cada vez tienen que recorrer una distancia mayor, es decir, alejarse de Tampico, para encontrar una pieza que permita disputar los primeros lugares de la tabla en los torneos, siendo que hace menos de veinte años en nuestros vasos lacustres abundaba la flora y fauna.En Tamaulipas se está haciendo un gran esfuerzo por cambiar la forma de obtener una captura sin dañar el ecosistema, con torneos como el que recientemente realizó el Club Tampico Mucho Bueno, donde las capturas fueron liberadas después de documentar los datos.Estados como Quintana Roo, han adoptado bien esta nueva manera de cuidar el medio ambiente sin dejar de perseguir sus objetivos, capturar la especie de mayor peso y ganar un torneo.

Tan solo en la temporada 2014, se han liberado 144 Marlins en aquella zona del Caribe mexicano.Carlos Bortoni, integrante de la organización de pesca deportiva Tampico Mucho Bueno, afirmó que Tampico ha dejado ya de ser una zona atractiva para la pesca deportiva, “a mediados del siglo anterior Tampico era reconocido como uno de los mejores destinos para la pesca deportiva. Tampico fue testigo de records mundiales en la especie de sábalo y pionero en cuanto a torneos internacionales en nuestro país se refiere. Fue aquí donde nació el torneo de dicha especie y donde también se realizó el primer torneo de Marlin en el Golfo de México en nuestro país”.

En poco más de cincuenta años, Tampico ha pasado de ser una zona con pesca abundante, a un territorio golpeado por la sobre-explotación de la pesca. Ha sido la falta de interés por parte de las autoridades correspondientes, el abuso por parte de las cooperativas y la apatía de los pescadores deportivos, los principales causantes de que hoy en nuestras lagunas sea todo un logro capturar una lobina y que en nuestros ríos sea todo un triunfo no terminar amenazado al desatorar el señuelo del trasmallo. Lo mismo sucede en los puntos conocidos en la cercanía de nuestro puerto tales como “La Botella” o “El Cepillo”, donde antes abundaba la cantidad y calidad de pesca y hoy solo se les recuerda con historias, en gran medida gracias a la depredación de los buzos y pesca comercial.“Dada la situación actual de la región, es que se requiere un cambio de actitud y urge la puesta en marcha de acciones correctivas. Ya no hablemos de estas para recuperar el lugar histórico que le pertenece a Tampico; urge enmendar el camino y convertirse en pescadores responsables si se desea continuar disfrutando del deporte en la zona durante muchos años más”, dijo el pescador deportivo.Expresó que para el éxito y sustentabilidad, es necesario tomar conciencia y adoptar un cambio de cultura y comportamiento. “La gravedad del problema, exige conciencia. No es aplaudible, ni es ninguna gracia, las fotos con las hieleras llenas de pescado, tiradero de pescados en el muelle”. En los países desarrollados, por cultura, la pesca y liberación es la norma. Por ley, existen tallas y cuotas que deben respetarse, mismas que son vigiladas y penadas por las autoridades correspondientes.

Lo más triste del caso es que países que supuestamente tienen menor desarrollo que México, como algunos de Centroamérica, han adoptado dichas prácticas, pues entendieron que vale más un pez en el agua, que uno muerto en el mercado. ¿Por qué? La respuesta es sencilla… Turismo y pesca recreativa. Es mucho mejor pagado un día de pesca con turistas o pescadores deportivos, que un día de pesca comercial. El pescador comercial se desvive para completar una cuota en kilos, para luego llegar y que les sea mal pagado. Hicieron un desbalance impresionante del ecosistema, depredando todo a su paso a cambio de unas monedas, cuando un pescado liberado puede capturarse varias veces, asegurando no solo la reproducción de la especie, sino también creando empleos e impulsando la derrama económica en la zona.“En nuestras salidas a pescar, hemos tenido la oportunidad de liberar animales que fácilmente podrían haber impuesto marcas, como un sábalo capturado con 30 libras y un pez vela por citar unos ejemplos.

El pez plata con la fórmula arrojó un peso de 98 kilos y el vela rondaba los cincuenta. Ambos son peces que no tienen valor posterior; su carne no tiene un sabor agradable, por lo cual matarlos por el hecho de haber estado grandes de tamaño es un crimen. No hay satisfacción más grande que ver un pez nadar repuesto de regreso a su hábitat después de una buena pelea que se puede revivir al ver el video y las fotografías.Es digno de reconocer al Club de Regatas Corona por su torneo de la Lobina, al Club de Yates por su torneo del Robalo y Sábalo (2013) en modalidad de Catch and Release. Se reconoce también a los organizadores del Torneo Tampico Mucho Bueno por introducir una categoría premiada a aquella embarcación que realizara la mayor cantidad de Releases (liberaciones). Se agradece también, que hoy en día en el Torneo Internacional de Marlin del Club de Yates no se permita matar el Marlin Blanco y que se fomente a la liberación del Sábalo en su totalidad.Son acciones como estas las necesarias para poder asegurar que la pesca deportiva continúe desarrollándose en nuestra zona.Sin embargo la cultura del “captura y suelta” no es una que solo se deba respetar porque es una regla de torneo. Es una que debemos adoptar en el día a día y durante cada salida que hagamos. “No hay mayor satisfacción en un día de pesca, que ver a un pez regresar a su hábitat después de una gran pelea. Los mayores trofeos, los encontraran en su galería fotográfica y los videos que graben. Solo así podremos comenzar a permitir a los peces reproducirse y solo así podremos darles a nuestros hijos la oportunidad de escribir sus anécdotas de pesca en nuestro Tampico; la ciudad que alguna vez fue considerada la capital mundial del Sábalo”, culminó.