Presentan a bebita que pesó 690 gramos al nacer

Médicos del Hospital Maternidad López Mateos lograron salvar a la pequeña que nació a las 25 semanas de gestación. 
Tras 132 días de hospitalización, la bebé que pesó 690 gramos al nacer, fue dada de alta
Tras 132 días de hospitalización, la bebé que pesó 690 gramos al nacer, fue dada de alta (Carlos Zepeda y Nelson Guzmán)

Guadalajara

Xiomara Gisell, la bebita que pesó 690 gramos al nacer fue presentada en el Hospital Materno Infantil Esperanza López Mateos, donde médicos y enfermeras lograron salvarla tras haber nacido con 6 meses y una semana de gestación.

Luego de un embarazo que no estuvo exento de complicaciones Cristina Álvarez Durán, presentó ruptura de membranas a las 25 semanas y tuvo que ser intervenida el 23 de julio pasado. La pequeña medía 34 centímetros, era frágil y cabía entre ambas palmas de su madre, quien no duda fue un milagro que sobreviviera.

“Desde el primer momento estuve esperando, porque no sabía si me la iba a llevar a mi casa o no, pero diario le daba yo impulsos para seguir y para seguir y gracias a Dios logré llevármela… venía diario al hospital, dos veces al día, si me llamaban en la noche venía, si era en la madrugada aquí estaba, a la hora que me dijeran yo aquí estaba. Yo me la quería llevar a mi casa, era una bebé que yo quería desde desde el primer momento que supe estaba embarazada”, dijo Cristina Álvarez, quien es madre por primera vez y mamá soltera.

Los cuidados del personal médico del hospital, conocido como la Maternidad López Mateos o La Mater, fueron básicos para que Gisell saliera adelante. La niña tuvo que ser operada en dos ocasiones –en una de ellas por una complicación cardiaca-, refirió el jefe del Servicio de Neonatología, Cesáreo González Bernal.

Gisell requirió de intubación y ventilación asistida con respirador artificial; así como fármacos para la maduración de sus órganos.

“Cabía en mis manos, creo que eran 30 centímetros lo que medía, era difícil verla con todos los aparatos… no me había imaginado jamás un bebé tan chiquitito. Era difícil verla llena de aparatos”, recuerda Cristina, quien por ahora se dedica al hogar, tiene 25 años de edad y apoyada por su familia.

Tras 132 días hospitalizada, la niña fue dada de alta. Los médicos Sergio Hernández Aceves, subjefe de Neonatología, y Alejandro Medina Jackson, pediatra de Terapia Intensiva, refirieron en conferencia de prensa pormenores de las condiciones de salud de la niña, que sin estar exenta de una afectación en su desarrollo, es atendida en el Hospital Civil y en el DIF Jalisco. "Su evolución ha sido buena", resumieron.

“Hasta ahorita está bien, pesa 6 kilos y medio, le dan terapias y con todas sus terapias va muy bien… le dan estimulaciones para que se pueda sentar porque aún no se sienta; para que empiece a gatear, a hablar, porque aún no llega a ese punto”, añadió su mamá.

Entre los 8 mil 400 nacimientos que cada año se registran en  la Maternidad López Mateos, todos los meses nacen niños prematuros y de bajo peso (cerca del 7%) que sacan adelante. Sin embargo no es común que sean tan pequeños. El antecedente inmediato a Gisell ocurrió hace aproximadamente cinco años, nacieron cuatrillizos en este hospital y el más pequeño pesó 470 gramos, y se recuperaron.

En septiembre pasado nació otro bebé de 600 gramos, que también fue dado de alta en diciembre de 2013. Su mamá, una adolescente de 17 años, fue referida de una unidad médica de Atotonilco.