REPORTAJE | POR JOSÉ MARTÍN ANAYA

Preocupa a ejidatarios si habrá refinería de Pemex

Pobladores de los ejidos de la comunidad de San Bartolomé Doxey y Tlaxcoapan, en la región Tula-Tepeji al sur de Hidalgo, externaron su preocupación por que hasta el momento no ven un avance en el proyecto de la Refinería Bicentenario

Tlaxcoapan y Atitalaquia, Hidalgo

Pobladores de los ejidos de la comunidad de San Bartolomé Doxey y Tlaxcoapan, en la región Tula-Tepeji al sur de Hidalgo, externaron su preocupación por que hasta el momento no ven un avance en el proyecto de la Refinería Bicentenario de Petróleos Mexicanos (PEMEX).

Los hidalguenses, que en 2009 se despojaron de parte de su patrimonio al vender al gobierno del estado 700 hectáreas para que el Ejecutivo estatal donara a la paraestatal el terreno en donde se comprometió la obra, advirtieron que podrían tomar posesión de las tierras bajo el amparo de la ley, por lo que piden al gobierno de Hidalgo se "faje" y exija a la federación el cumplimiento de este plan.

Y es que aseguran que contrario a lo que esperaban, a lo largo de cuatro años han tenido que padecer un escenario desolador: desempleo, sin tierras, sin refinería y sin dinero pues no hay empleadores en la región.

De acuerdo con testimonios recabados, existen un sinnúmero de casos de ejidatarios quienes en su momento vendieron sus tierras y a la fecha ya se acabaron el dinero que recibieron como indemnización.

En otros casos, los recursos fueron invertidos para la adquisición de unidades vehiculares y pesados (camiones de volteo y carros para transporte) sin embargo no han podido darle uso comercial puesto que se casaron con la esperanza de rentarlos durante el proyecto de ejecución de la refinería.

En otros casos los ejidatarios, tales como los de la comunidad del Dendhó, en el municipio de Atitalaquia, omitieron hacer alguna declaración al respecto bajo el argumento que ya muchos de ellos acabaron con su dinero y su patrimonio, aunado a las disputas entre familiares producto de las la venta de las tierras.

A lo anterior se suman los antecedentes de varios posesionarios que fallecieron en el transcurso de estos años al oponerse a asaltos y extorsiones de parte de bandas delictivas.

En este sentido consideran que sería "vergonzoso" para ellos contar sus experiencias y aparecer ante la opinión pública.

QUÉ DICEN

Juan Vargas Hernández, actual comisariado ejidal de la comunidad de San Bartolomé Doxey, municipio de Tlaxcoapan, externó su opinión sobre la Refinería Bicentenario señalando que: "últimamente se ha dado a conocer por los medios que se ha quedado parada, no sabemos cual sea el fin ni sabemos en que se vaya utilizar".

"Estamos preocupados porque se compró maquinaria para utilizarla como un medio de empleo en la refinería y no hay ni en que ocuparlas, incluso algunos ya están vendiendo sus unidades".

Lo anterior dijo que se deriva de que "ya no tienen dinero, (por lo mismo que) no hay trabajo y estamos preocupados sobre todo porque en los productos del campo todo es barato".

Recordó que de éste núcleo fueron 200 ejidatarios quienes vendieron sus tierras, por lo que en cuestión de hectáreas equivalen a 132 las aportadas al polígono designado en su momento para el proyecto de la nueva refinería.

Vargas Hernández opinó que la falta de resultados de parte del gobierno federal representa "una amarga experiencia y una burla para el estado por que nos dieron a competir con el gobierno de Guanajuato y supuestamente ganamos y al final de cuentas no tenemos ningún beneficio".

Al contrario indicó el líder ejidal, están las tierras baldías, sin sacar ningún provecho e informó que las pocas personas que compraron sus unidades para emplearlas en los trabajos de construcción de la Refinería Bicentenario no obtuvieron ningún contrato.

"No les dan trabajo en el poco movimiento que existe ahí, porqué razón, por que se hacen los contratos con sindicatos grandes y a los sindicatos chiquitos para nada les dan trabajo (...) estamos sumamente preocupados porque no hay movimiento de nada y todo caro, combustibles, los insumos para el campo, y ningún ingreso para sus bolsillos".

Dijo que en su momento se les prometió que se les iba a dar muchas cosas "y al final y al cabo ha sido una burla para nosotros como ejidatarios y como campesinos".

SIN RECURSOS

Entre los estragos que ha traído para los pobladores, el comisariado ejidal de la comunidad de San Bartolomé Doxey dijo que muchos de los habitantes de la zona ya no cuentan con recursos económicos suficientes para subsistir dado que se les acabó el patrimonio.

"Nno tenemos de que subsistir, ahora ya se acabó ya no hay quien tenga dinero (...) no estuvimos preparados para hacer una buena inversión, ni el gobierno nos dio una capacitación".

Ante este difícil escenario, dijo Juan Vargas que la Ley Agraria vigente a nivel nacional es clara y establece que "si no se le da el uso para el cual fueron adquiridas las parcelas podemos hacer uso o tomar posición nuevamente de ellas".

"YA NI DINERO TIENEN"

En tanto su homólogo del ejido de Tlaxcoapan, Aquilino Gutiérrez García, señaló que existen antecedentes de que quienes vendieron en su momento sus tierras, "ya ni dinero tiene", mientras que otros "si lo aprovecharon, han hecho algunos negocios".

"Dos o tres ejidatarios sí conozco que supieron utilizar su dinero: vendieron sus terrenos y compraron otros el doble, pero son contaditos los casos".

Reveló que este núcleo ejidal vendió un total de 83 hectáreas para el polígono de la refinería. "Tal vez en el momento por que los terrenos estaban en un precio bajo y llego de un millón 400 y muchos vendieron a la voz de ya por que se le hizo muy bien pagado, pero ahora se arrepienten los ejidatarios", dijo.

Pues en su momento dijo "los ejidatarios pensaron que iban a meter a sus hijos a Pemex y ahora que se oye decir que la refinería ya no se va hacer", lo cual ha generado inquietud entre muchos de ellos dado que "esperaban que iba a ver un crecimiento en negocios y en comercio y se quedaron esperando".

Entre las consecuencias causadas al ejido en Tlaxcoapan, Gutiérrez García informó que es que ahora tienen que regar cada 25 días y ya no cada 15 días como lo hacían hace cuatro años.

"Nosotros sí exigimos ese volumen de agua (para riego agrícola) que se perdió de las tierras del polígono", declaró el líder agrario.

SE SIENTEN ENGAÑADOS

"Nomás nos engañaron, ni han hecho nada, del dinero que se nos dio teníamos drogas (deudas) y necesidad y se nos acabó", declaró, María de Jesús Olvera Hernández, esposa de Agustín Jiménez, ejidatario que en su momento vendió parte de las tierras, y quien tristemente señala que "ahorita no tenemos ni dinero, ni terreno, ni refinería".

Ante este difícil panorama sostuvo que "nos engañaron vilmente porque no nos han hecho nada" y por lo mismo, "da coraje por que dicen una cosa y se hace otra".

La mujer, que ha sido campesina y trabajadora en la zona toda su vida, informó que actualmente se sostiene de una humilde tienda de abarrotes. "Quedamos peor que cuando estábamos, era un patrimonio y se acabó (...) pensamos los recuperamos cuando ya esté la refinería que haya trabajo, pero nada".

Olvera Hernández recordó que en su momento: "mi esposo les decía vendan las tierras, hay que vender y cual, sin nada ahora hasta se arrepiente uno de haber vendido y ya es tarde, ya que".

Añadió que comparte la idea de la propuesta de tomar de nuevo las tierras que les pertenecían o intentar alcanzar un acuerdo con las autoridades.

"Es tomar nuestros terrenos a como dé lugar, nos pondríamos de acuerdo todos y los tomaríamos, no va quedar de otra (...) sino va haber una refinería para qué quieren el terreno ellos, también que digan, que nos informen".

EN CONTRA DE LA REFORMA

Moisés Flores Salmerón, Secretario General de la unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTPP) retomó lo que en su momento manifestaron como organización al precisar que no se realizaría una refinería sino una apertura a la inversión privada para explorar horizontes económicos.

"Nosotros lo dijimos el gobierno no la iba a llevar a cabo (la refinería Bicentario) porque su intención era que lo hiciera la iniciativa privada".

Dijo que el argumento es que no había recursos en PEMEX, pero para dar apertura más amplia ahorita con la reforma energética por eso se está haciendo. "La van a llevar a cabo pero a través de la iniciativa privada, pero no de PEMEX".

Tal situación la calificó como mala puesto que "nosotros estamos promoviendo precisamente que los proyectos de PEMEX se llevan a cabo con recursos del propio estado".

Por ejemplo, el ingeniero de profesión reveló "tenemos proyecto para implementar no una sino tres refinerías, es el proyecto nuestro y reactivar la petroquímica".

Indicó que lo que le ha faltado es voluntad política al gobierno federal, más aún porque "tienen intereses que no van de acuerdo con lo que piensa el pueblo", siendo que "es para beneficiar a unos cuantos nada más". Lo que nos interesa dijo Flores Salmeron es "salvar a PEMEX a pesar", de la corrupción y el saqueo del que ha sido objeto.