Prenden fuego a palacio de Guadalupe Victoria

La población, enardecida por el hurto y asesinato de un comerciante del lugar, enciende casa de edil y clínica
La alta delincuencia en el lugar orilló a los habitantes a tomar represalias.
La alta delincuencia en el lugar orilló a los habitantes a tomar represalias. (Foto: Especial)

Puebla

Una turba enardecida apedreó y prendió fuego al palacio municipal y a la casa particular y a la clínica del presidente en el municipio de Guadalupe Victoria.
Los hechos ocurrieron cerca de la media noche del lunes después de haber ocurrido el asalto y asesinato de un comerciante identificado como Ernesto Osorio Cervantes, de 30 años de edad.
El crimen ocurrió alrededor de las 21:15 horas cuando un grupo de delincuentes se presentó armado al negocio del comerciante para cometer el atraco, justo cuando abordaba su vehículo, una camioneta tipo Nissan Frontier, hasta donde los maleantes lo siguieron para robarle.
De acuerdo a testigos, el comerciante se resistió al asalto y los delincuentes accionaron sus armas privándolo de la vida, lo que motivo la presencia de familiares y amigos.
El cuerpo sin vida del comerciante permaneció en el lugar sin que acudiera el agente del Ministerio Público o la Policía Estatal.
Sin la presencia de la Policía Municipal, los habitantes del lugar se reunieron en el lugar donde ocurrió el crimen y de inmediato se empezaron a movilizar para exigir al presidente municipal vigilancia porque este crimen se suma a una larga lista de robos, asesinatos, secuestros y extorsiones.
El último hecho violento en fue asesinada una mujer en su domicilio, víctima de una robo, motivó la presencia en el lugar del secretario de Seguridad Pública, Facundo Rosas Rosas, donde ofreció acciones inmediatas para frenar la ola de violencia ligada a delitos del fuero común y de alto impacto.
Sin embargo, ayer por la noche, enardecidos, cansados de los actos de la delincuencia y ante la ineficiencia de las autoridades, cerca de 500 pobladores se dirigieron a la alcaldía y destruyeron oficinas, equipos, puertas e incendiaron camionetas oficiales del ayuntamiento.
Luego de destruir el Palacio Municipal, se dirigieron a la casa del alcalde Felipe Cortés Hernández, donde lanzaron todo tipo de objetos para destruir ventanas, puertas y mobiliario, para después prenderle fuego.
Médico de profesión, el edil tiene junto a su domicilio su clínica particular, misma que también fue destruida e incendiada.
De acuerdo a testimonios recogidos por Milenio Puebla, Felipe Cortés logró huir junto con su familia de su domicilio a bordo de una camioneta blanca Silverado, propiedad del ayuntamiento.
Durante los actos de destrucción ninguna corporación policiaca municipal o estatal intervino para frenar a la turba.
Fue en la primera hora del martes cuando arribaron a la cabecera municipal de Guadalupe Victoria elementos de la Policía Ministerial y sólo se limitaron a tomar fotografías de los destrozos y auxiliar a los familiares de la víctima para trasladar el cuerpo a Ciudad Serdán.
Hasta el cierre de la edición no se había reportado detenidos ni había acudido la Policía estatal para resguardar el municipio.