El Potmet no basta para inducir a urbanizar ejes viales

El director del IMTJ, Mario Córdova, subraya la necesidad de políticas públicas que frenen la expansión y estimulen urbanización en casi 3 mil ha contiguas a Tren Ligero y Macrobús
La Línea 1 del Tren Ligero, un ejemplo de desaprovechamiento.
La Línea 1 del Tren Ligero, un ejemplo de desaprovechamiento. (Milenio)

Guadalajara

La clave para que alrededor de tres mil hectáreas identificadas como espacio óptimo de crecimiento urbano, por ubicarse en cercanías de algún corredor de transporte masivo como Tren Ligero o Macrobús, puedan realmente integrarse al paquete de respuestas a la expansión anárquica de la ciudad, no la da el Programa de Ordenamiento Territorial Metropolitano (POTmet), reconoció el director del Instituto de Movilidad y Transporte (IMTJ) de Jalisco, Mario Córdova España.

“Yo creo que no basta con un papel, sobre todo si tiene cierto grado de ambigüedad, cuando deja gran cantidad de reservas urbanas para la especulación, y no las que la ciudad necesita según sus proyecciones demográficas”, dijo en entrevista con MILENIO RADIO.

“Es evidente que el gobierno en su nivel estatal y los gobiernos municipales deben generar incentivos económicos para que esto suceda; que en las partes en que hay mayor cantidad se servicios y de equipamientos, la gente de escasos recursos pueda vivir en ellas, en lugar de una gentrificación [expulsión de población de bajos niveles socioeconómicos] que segmenta a las clases ricas de la gente pobre; darle más oportunidad de vivir en estos entornos sociales, que tienen un gran potencial de cambio”, agregó.

Sin embargo, “esos incentivos no existen, lo que existen son ciertos programas institucionales que empujan la vivienda, programas en donde predomina el sector inmobiliario, el sector de los vivienderos, como se les dice, que hacen su cabildeo, manejan sus influencias, para seguir haciendo lo mismo, aunque hoy lo llamen sustentable, entre otros términos novedosos que manejan, lo que es la dispersión de la ciudad”.

El experto consideró que se debe trabajar para que el potencial de los corredores de transporte sea realmente aprovechado, a favor de generar una ciudad más compacta y con mejores niveles de vida.

“Es un asunto que no es nuevo, lleva ya mucho tiempo planteándose: hacer del trasporte un elemento correlacionado con el desarrollo, como eje estructurador de su crecimiento, porque el transporte es un espacio masivo que traslada a muchas personas, y lo ideal no es que los transporte de un extremo a otro, como hacen la mayoría de usuarios de la Línea 1 del Tren Ligero, que tiene su historia desde 1974, que es cuando se hizo la intervención urbanística en Federalismo, y fue creciendo con los años hasta conectar con el Periférico al norte y al sur; en todos estos años podemos observar esto, sobre todo en el tramo central, y te das cuenta que no ha sufrido grandes transformaciones, así que la mano invisible del mercado no es suficiente para transformar estos ejes”, advirtió.

La regulación estatal es indispensable, “gestionando la inversión privada y pública en la intervención de estos espacios, para que finalmente el gran espacio de trasporte que tenemos esté relacionado con el espacio urbano adyacente, y se generen viajes cortos en lugar de viajes largos; si vemos el tren, la mayoría de sus viajes son hacia los extremos, al sur por todo el crecimiento que se dio hacia Tlajomulco, y al norte por el crecimiento desbordado en Mesa Colorada”.

El ejemplo de la Línea 1 se replica en la Línea 2, la cual fue trazada con la idea de que se daría una fuerte urbanización hacia el oriente, rumbo a Tonalá, cosa que se dio de forma menor en comparación con Tlajomulco, al grado de que esta segunda demarcación ya superó en población a la primera.

Los territorios lindantes con el gran transporte están, así, desaprovechados. “Se está dando la verticalización en las áreas socioeconómicas más fuertes, con todos los problemas de accesibilidad que esto conlleva, porque la infraestructura vial es la misma, y por otro lado la vivienda social se está dando en la periferia, con grandes problemas de conectividad, de transporte y de servicios; estamos en un desorden en los dos extremos”, subrayó. Y es urgente cambiar.