Familias de Pánuco en crisis sanitaria por porquerizas

Familia solicitan la intervención enérgica del sector salud, piden supervisión y la aplicación de un esquema de salud que determine afectaciones principalmente a niños.
Granja de cerdos al aire libre y sin medidas de higiene denuncia habitantes de una congregación.
Granja de cerdos al aire libre y sin medidas de higiene denuncia habitantes de una congregación. (Milenio)

Pánuco

Al menos cincuenta familias radicadas en la colonia Revolución Mexicana de la congregación Tláhuac, en la región conocida como poblado el Molino en este municipio de Pánuco, firmaron un documento dirigido a las autoridades de la jurisdicción sanitaria local, en demanda de que esta dependencia, realice una labor de supervisión, revisión y control sanitario en la comunidad entre la presencia de un gran foco de infección en el que se constituye un granja rústica de cerdos.

Los quejoso que manifestaron haber presentado ya su queja formal ante las instancias de salud, señalan que se trata de una porqueriza en donde se mantiene a más de ochenta cerdos cuyos desechos, están al aire son contaminantes en demasía y ya han generado según sus versiones, problemas de salud a niños y adultos mayores, además de que el olor penetrante es insoportable durante todo el día.

Al respecto, las familias aseguran que solo requieren que se realicen las supervisiones y se determine las medidas sanitarias a implementar para que sean observadas por el propietario de la granja, Pedro Antonio Pulido, considerando que en estos momentos, los cerdos están literalmente entre el lodo, sus desechos se quedan en la misma región ante la falta de un sistema de drenaje y esto, podría generar según señalan, mayores inconvenientes futuros.

José Luis Hernández Reyna y Carlos Juárez, residentes de ese sector, establecieron, que ya se ha entregado un documento de queja a las autoridades sanitarias a través del propio jefe de la jurisdicción sanitaria local desde hace quince días y están en espera de que se dé un respuesta favorable que permita las referidas supervisiones y el control necesario para evitar afectaciones a la salud de decenas de personas que viven en este entorno.

La porqueriza gigantesca, se encuentra frente a una escuela primaria a donde acuden diariamente más de 150 niños, así como a un costado de una capilla católica que diariamente tiene afluencia de fieles, por lo que se teme que existan afecciones a la salud principalmente en estas fechas de enfermedades respiratorias y producto de focos de infección de este tipo.