Pondrán alcoholímetros afuera de antros y bares

La medida es para que el ciudadano pueda saber si está en condiciones de manejar su auto.
El filtro de revisión en las calles de la capital ha funcionado para evitar accidentes.
El filtro de revisión en las calles de la capital ha funcionado para evitar accidentes. (Archivo)

Pachuca

Luego de que el fin de semana anunciara cambios en el Programa Alcoholímetro, el presidente municipal de Pachuca, Eleazar García Sánchez, anunció su intención de ampliar los puntos donde se realiza el examen, con la novedad de que estarán a las afueras de los negocios que venden alcohol y será de manera preventiva.

“Tomaremos medidas en los negocios que venden alcohol, bares, restaurantes, tomaremos medidas desde el Cabildo para buscar que tengan alcoholímetros como sucede en otras ciudades, y que el ciudadano cuando termine de la convivencia tenga la posibilidad de tener un dispositivo a la mano y que pueda hacerse la prueba individual, voluntaria, para saber si puede manejar o tomar un taxi o que alguien más maneje”.

El edil dijo que esta es una forma de que estos negocios tomen la responsabilidad en la venta de alcohol, ya que varias veces saben que sus clientes salen con borrachos y no hacen nada para evitar que conduzcan, poniendo en riesgo a varias personas.

Esta idea surge luego de que le fin de semana anunciara que aquellas personas que no pasen el examen del alcoholímetro no serán remitidas al “torito”, sino que podrán ser llevados a casa por algún familiar directo como una forma de respetar los derechos humanos de los infractores.

“Esto tenía un antecedente, ya teníamos charlas con el presidente de la Comisión de Derechos Humanos donde él observaba que en diferentes momentos se vulneraba al ciudadano, en cierto momento a la familia, había casos de pánico de los hijos, ‘se llevan a mi papá a la cárcel’ porque los niños no entienden en qué consiste, inclusive corrían un riesgo aquellas personas en barandilla excedidas de alcohol”.

García Sánchez dijo que esto no significa que relajarán las sanciones contra los conductores que reprueben el examen, ya que por un lado las sanciones económicas siguen en pie, y por otro la incidencia será castigada.

“Eso permanece (las multas), el auto queda detenido, guardadito, hay que pagar su multa en función de su estado de exceso de consumo de alcohol, sí les va a doler en la bolsa, también tiene que dolerles para que reflexionen al respecto. Lo que evitamos son accidentes o muertes, se estaba tratando de socializar y sensibilizar a la ciudadanía”.

Incluso, recordó el alcalde, sigue en operación el convenio con los Centros de Integración Juvenil, asociación civil dedicada a la atención de personas con adicciones. El acurdo estipula que la persona que sea detenida mientras conduce en estado de ebriedad tendrá la oportunidad a ir a sesiones de control de alcoholismo. “Firmamos un convenio (con los Centros de Integración Juvenil) hace unos meses, nos ha funcionado muy bien, son experiencias de ciudadanos que comparten, tienen un descuento importante en la multa, creo que es otro camino, pero esto va de la mano con la educación vial”.

El fin de semana fue el primero donde se operó el programa con la nueva normatividad, días que el presidente municipal calificó como positivos, ya que no tuvieron incidentes. “Los comentarios en general han sido positivos pues esto ya es deporte para algunos”.

PROPUESTAS PARA LICENCIAS

La regidora Roxana Montealegre Salvador presentó ante el Cabildo de Pachuca una propuesta para pedirle al Gobierno estatal que vuelva obligatorio un examen de conocimientos y capacidades a aquellas personas que soliciten su licencia de manejo, el cual estaría a cargo del municipio.

Montealegre Salvador argumento que esto es porque en la actualidad se les da este documento oficial a personas que no saben operar un automóvil, camión o motocicleta, lo cual pone en riesgo su vida como la de terceros. Al respeto, el alcalde Eleazar García Sánchez, dijo que es buena idea, pero debido a la normatividad al respeto deberán de hacer la propuesta al Gobierno estatal en forma de exhorto, lo cual considera posible para que sea aceptada.

“No es tan sencillo, creo que de fondo la idea es buena, tenemos que partir de la raíz de una educación vial. Considero que se mide la eficiencia de la entrega de una licencia en función del tiempo en que te la dan, y dejamos de lado si tiene la aptitud para poder manejar, de origen está mal el procedimiento”, dijo.