Políticos aparecen en ofrendas

Alumnos de la preparatoria oficial de la Universidad de Guanajuato homenajearon al profesor Isauro Rionda Arreguín quien fue cronista de la ciudad en las escalinatas del edificio central de la ...
La ofrenda colocada en el Congreso del Estado donde lucen las fotos de Ernesto Arrache y Antonio Chávez Mena.
La ofrenda colocada en el Congreso del Estado donde lucen las fotos de Ernesto Arrache y Antonio Chávez Mena. (Especial)

Guanajuato, GTO.

Los estudiantes de la preparatoria oficial de la Universidad de Guanajuato, le rindieron homenaje al maestro Isauro Rionda Arreguín, quien fue cronista de la ciudad, en las escalinatas del edificio central de la Institución.

En el patio del Congreso del estado, los diputados les rindieron el recuerdo a los exlegisladores Ernesto Arrache Hernández y al exdirigente sindical Antonio Chávez Mena, fallecidos este año.

Arrache Hernández dejó huella en la Preparatoria Oficial de León donde impartió clases durante décadas.

En la Universidad Iberoamericana, también dio Cátedra.

Fue regidor y diputado del PRI.

Chávez Mena fue legislador del 2006-2009, regidor en León y líder sindical de la empresa Coca Cola y murió también este año.

Alfredo Zetter de la dirección de Relaciones Públicas del Poder Legislativo, indicó que las familias de los homenajeados aportaron las fotografías y algunos objetos personales que están entremezclados con los elementos tradicionales del altar de muertos, como son las calaveras de azúcar, flores de cempasúchil y papel picado, incienso y aserrín.

Finalmente en una de las jardineras de la plaza de la Paz el altar se puso en honor del célebre pintor Diego Rivera, en él se mezclan las calaveritas de azúcar con las de barro, algunos calaveras formadas con granos y muchas cruces con los nombres de conocidos difuntos como Enrique Ruelas, Amalia García, entre otros.Cabe señalar que como una muestra de esta tradición también se montó una muestra artesanal de Alfeñiques y Calaveras que lo mismo mostró elementos tradicionales como las gallinas o fruteros llenos de pequeñas piezas de azúcar que simulan ser naranjas, piñas o limones, sin contar a las Catrinas que recorrieron la ciudad tomándose la foto con los turistas que las veían al pasar.