Policía Militar tiene su antecedente en masacre de San Fernando

La nueva corporación sustituyó a la policía local, que desapareció cuando sus elementos renunciaron o quedaron retenidos para investigación por su presunto vínculo con el crimen organizado.

Monterrey

La Policía Militar que será implementada en Nuevo León tiene antecedentes de operación en Tamaulipas, la cual empezó con labores de vigilancia luego de la salida de policías municipales y estatales.

En Nuevo León se van a invertir aproximadamente 420 millones de pesos por parte de estados, municipios, iniciativa privada y la Sedena, para la ejecución de este proyecto que servirá para reforzar la seguridad en la región noreste.

La Policía Militar se implementó en San Fernando, Tamaulipas, luego de la masacre de los 72 migrantes ocurrida entre el 22 y 23 de agosto de 2010.

Ésta sustituyó a la policía local, la cual desapareció cuando sus elementos renunciaron o quedaron retenidos para investigación por su presunto vínculo con el crimen organizado.

En esa localidad, los policías militares realizaban patrullajes, agilizaban la vialidad, implementaban puestos de revisión y atendían denuncias de la ciudadanía.

Tan sólo en Tamaulipas y a raíz de la masacre de migrantes, la Policía Militar se implementó en 21 municipios.

De acuerdo a la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, el cuerpo de Policía Militar tiene a su cargo coadyuvar a la conservación del orden y a la vigilancia del cumplimiento de las leyes, reglamentos y demás disposiciones militares de carácter disciplinario, dentro de las unidades, dependencias, instalaciones y áreas del terreno pertenecientes al Ejército y Fuerza Aérea.

Funciones:

I. Custodiar y proteger los cuarteles generales, instalaciones y otras dependencias del Ejército y Fuerza Aérea.

II. Organizar la circulación, dirigir el tránsito de vehículos y personas y controlar a los rezagados.

III. Custodiar, evacuar y controlar a los prisioneros de guerra, custodiar a las prisiones militares y a los procesados y sentenciados.

IV. Cooperar con los órganos especiales en la averiguación y prevención del espionaje, sabotaje y demás actividades subversivas.

V. Vigilar el cumplimiento de las medidas para garantizar la seguridad física de las personas, de la información y de las instalaciones.

***VI. Cuando reciba órdenes de las autoridades militares competentes:

A. Proteger a las personas y a la propiedad pública y prevenir el pillaje y el saqueo en los casos de emergencia.

B. Auxiliar a la Policía Judicial Militar. ****

Fuente: SEDENA