Policía Turística y Fuerza Civil "intimidan" a manifestantes

El líder del Congreso Nacional Ciudadano, Gilberto Lozano, se hincó en el piso y alzó los brazos en señal de que estaba siendo reprimido, aunque los uniformados no lo tocaron.

Monterrey

Lo que había iniciado como una invitación de ciudadanos a una protesta en contra del Gobierno Estatal por el endeudamiento, se convirtió en un acto de discusión y asedio por parte de decenas de elementos de Fuerza Civil y de la Policía de Monterrey.

A las 12:00, integrantes del organismo civil denominado Congreso Nacional Ciudadano iniciaron un reparto de volantes y pintas en cristales de automóviles, en el cruce de las calles Padre Mier y Zaragoza para invitar a automovilistas a acudir al evento "Despierta Nuevo León" el 11 de mayo en la Explanada de los Héroes, donde exigirán que el gobernador Rodrigo Medina explique la deuda millonaria que tiene el Estado.

"(Queremos) citar al gobernador Rodrigo Medina el día 11 de mayo a las cinco de la tarde aquí en la Explanada de los Héroes en la Macroplaza, a que nos rinda cuentas, que nos explique en qué se está utilizando el dinero de esa mega deuda que hoy existe en Nuevo León, dónde fueron aplicados esos recursos, por qué se han pagado obras tan caras", dijo Gonzalo Guzmán, activista del citado Congreso.

Sin embargo, a los 20 minutos de repartir volantes entre los automovilistas durante la luz roja del semáforo, llegaron elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad de Monterrey destinados a la Policía Turística, a exigir se les explicara el motivo de su presencia en el crucero.

Aunque inicialmente los integrantes del Congreso Nacional Ciudadano se negaron a dar sus nombres y motivo de su movimiento, al bajar el tono de voz el oficial de policía y explicarles que sólo acudía por instrucciones de "arriba", accedieron a explicarle la causa.

Posteriormente, 15 minutos más tarde llegaron seis elementos de Fuerza Civil a pie y también exigieron pormenores de la acción que realizaban y sus nombres, por lo que nuevamente el pequeño grupo de cinco personas entre ellos los activistas Gilberto Lozano y Gonzalo Guzmán se negaron, ya que la forma no era la adecuada.

Incluso Lozano pidió a los policías que se sumaran a su movimiento y hasta solicitó a la prensa una foto con los uniformados, hecho que provocó que el mando inmediato –que no se identificó- les pidiera que se fueran para evitar ser fotografiados.

Ante este hecho, solicitó el apoyo de refuerzos y al lugar llegaron alrededor de 40 policías más de Fuerza Civil que incluso portaban armas largas y nuevamente exigieron que se les diera una explicación del motivo por el que estaban en ese lugar.

Debido a la situación, Lozano optó por hincarse y levantar los brazos, al tiempo que gritaba que se trataba de una represión por el acto que estaban desarrollando.

"Yo quiero platicar con el comandante Gallo, estoy seguro que él no dio esta orden, no creo que él tenga este criterio de poner aquí 25 gentes de Fuerza Civil, lo conozco personalmente y sé que es una persona que tiene criterio, no sé quién tomó la decisión de tener a 50 gentes de Fuerza Civil aquí para que los ciudadanos se intimiden y tengan miedo de permitirnos poner este citatorio que le estamos haciendo al gobernador Rodrigo Medina, de eso estamos hablando, de una represión, indirecta, sutil, pero finalmente represión", dijo Lozano.

Luego ese segundo mando de la policía estatal que llegó al lugar –que tampoco se identificó- pidió a los fotógrafos que estaban en el sitio que no les tomaran fotos a los uniformados, ya que no querían que se les viera el rostro. Al negarse los reporteros a esa petición optaron por retirarse, pero se mantuvieron a distancia.

Después, una vez más otro policía de Monterrey llegó a bordo de un vehículo tipo Segway a pedir por tercera ocasión la información de evento.

Finalmente los integrantes del Consejo Nacional Ciudadano optaron por retirarse ante el alboroto que generaron ambas corporaciones.