Podrían concretar propuesta de más docentes en aulas

Los maestros están dispuestos a colaborar en nuevos esquemas para mejorar la enseñanza

Puebla

Para el año 2015, la propuesta para asignar entre dos y tres profesores por grupo en las primarias podría ser una realidad a partir de un nuevo esquema de coordinación y reasignación de plazas que diseña la Federación.

Ante las propuestas generadas durante el Foro Regional sobre Educación Básica que se realizó en Puebla el pasado 13 de marzo, la posibilidad de que más de un maestro atienda a un grupo de primaria y existan profesores capacitados en cada una de las áreas que se imparten, Máximo Romero Jiménez, titular de la Subsecretaría de Planeación, Evaluación e Innovación Educativa de la Secretaría de Educación Pública (SEP) en la entidad confió en que se podrá llevar a la realidad.

"Estamos trabajando en ese esquema en conjunto con la Federación. Está la conciliación del profesorado, se está trabajando conjuntamente con la Federación en virtud de que a parir de 2015 entra un nuevo sistema de coordinación de maestros. Entonces, con base a esa disposición, de carácter federal que se deriva de la reforma educativa, se tendrán que reasignar muchas plazas educativas a los centros para que estén frente a salón los maestros. Pero estamos en ese proceso. Estoy consciente y seguro de que se llegará a esa meta", apuntó.

En entrevista tras la inauguración de la Feria Socioeducativa en las instalaciones del Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec (CENHCH), evitó dar más detalles del proyecto de reasignación de plazas.

Por su parte, el secretario general de la sección 51 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Jorge Luis Barrera de la Rosa, destacó que los maestros están dispuestos a colaborar en nuevos esquemas para mejorar la atención de los estudiantes de educación básica.

Resaltó que en algunas escuelas primarias ya se implementó en el sexto grado, un programa piloto para que dos o tres maestros brinden clases de acuerdo a un área educativa, medida que facilita a los alumnos su incorporación al modelo de horas-clase en secundarias.