Pocas esperanzas de asilo político para indocumentados mexicanos

Difícilmente podrían demostrar que son perseguidos, informó el director del Centro Binacional de Derechos Humanos, Víctor Clark
Dreamers
(Micaela Arroyo)

Tijuana

Las personas indocumentadas que se han entregado en la garita de Otay Mesa durante las últimas semanas como parte del movimiento "Bring Them Home" tienen pocas posibilidades de recibir el asilo político en Estados Unidos, pues difícilmente podrían demostrar que son perseguidos, informó el director del Centro Binacional de Derechos Humanos, Víctor Clark, quien ha participado como testigo experto en este tipo de casos.

Advirtió, en cambio, que los indocumentados podrían permanecer en la cárcel.

"Lo más seguro es que no les van a proporcionar el asilo, lamentablemente, porque no tienen razones fundadas para demostrar que hay una persecución en México, que esa no es su razón para abandonar el país por su raza, religión, nacionalidad, ideas políticas o membresía a un grupo en particular. Ellos no reúnen esas condiciones y se están arriesgando porque los están mandando a prisión y allí pueden pasar meses esperando, seguramente, la deportación, hasta que un juez lo decida", explicó.

"Sabemos que cruzó un grupo muy reducido de homosexuales, quizá ellos sí pudieran calificar una vez que demuestren persecución por su orientación sexual; quizá ellos tendrían mayores posibilidades", finalizó.