Pobladores insisten en impedir apertura de tienda comercial

Piden al municipio y al estado cancelar la licencia de construcción de un corporativo.
Los habitantes señalaron que la apertura de comercios privados no les traerá beneficios.
Los habitantes señalaron que la apertura de comercios privados no les traerá beneficios. (José Martín Anaya)

Tepeji del Río

Comerciantes y pobladores de la colonia San Francisco en Tepeji del Río, exigieron al presidente municipal Fernando Miranda Torrres, cancelar la licencia de construcción de la nueva tienda departamental Aurrerá, argumentando prejuicios que causará a la población.

Aún que el gobierno local hiciese caso omiso a esta petición, aseguran que quien tendría la faltad de anular la licencia es la Secretaria de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial de Hidalgo.

Bajo una serie de argumentos jurídicos, los inconformes aseguran que no se tomaron en cuenta aspectos prioritarios de planeación.

Por lo mismo consideran que la llegada de esta nueva empresa causará estragos en la mancha urbana, particularmente en lo que se relaciona a la cuestión de vialidad.

El documento está respaldado por cientos de firmas, y cuya representantes es María Luisa Martínez Torres.

Los quejosos sustentan su petición con base a lo estipulado en la Ley de Asentamientos Humanos, Desarrollo Urbano y Territorial del estado de Hidalgo, el cual señala en su apartado II del artículo 139 que: para una obra mayor a 3 mil metros cuadrados, la solicitud de la constancia de vialidad, y de estudio de impacto vial debe ser expedido por la Secretaria de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial de gobierno del estado.

En la misiva hacen referencia a un sinnúmero de artículos establecidos en la ley de obras, los cuales según los inconformes, se violaron varios de ellos en la expedición de varios permisos.

Es por ello que exigen la urgente cancelación de la licencia de construcción, puesto que aseguran que acrece de sustento.

Por ejemplo, hace alusión al numeral VII de dicha legislatura que según establece que se debe evitar la saturación de redes viales, hidráulicas, de alcantarilla y energía eléctrica, en una zona propensa al desarrollo urbano.

En este sentido, señalan que dicha tienda departamental dependiente del corporativo Walmart, traerá una serie de consecuencias por lo mismo que no se tomaron en cuenta varios aspectos técnicos ni se consultó a la población radicada en los alrededores.

Aclararon que es no significa que estén en contra del desarrollo del municipio, simplemente aseguran que se debió involucrar a la población en la toma de decisiones para evitar, dicen estragos a largo plazo.

Pese a la oposición de empresarios y pobladores, se espera que la tienda habrá sus puertas a más tardar a finales del mes de abril.

En tanto los opositores advierten que continuarán con sus protestas mediante el uso efectivo de la ley, ya que aseguran que no permitirán que se atropellen los derechos de la ciudadanía.

Sobre esto cuestionaron al gobierno en turno que encabeza Fernando Miranda Torres por no haber informado en tiempo y en forma a la ciudadanía del contenido general del proyecto sino hasta después que ellos se fueron percatando.

Es de mencionarse que este proyecto se mantuvo congelado durante varios años desde la administración que encabezó Rosalío Santana Velázquez, hoy diputado local, y fue hasta finales del año pasado cuando se retomó y cuando el consorcio obtuvo los permisos correspondientes de parte de las diferentes autoridades gubernamentales involucradas, de ahí el enojo de algunos sectores.