En evidente deterioro paseos públicos de Torreón

En un recorrido se observó que la Plaza de Armas tiene las bancas dañadas, las de la Alameda fueron víctimas del vandalismo y en el Bosque Venustiano Carranza la piscina dejó de operar.
En el caso de la Plaza de Armas los bebederos no funcionan y las placas conmemorativas a la última remodelación fueron removidas.
En el caso de la Plaza de Armas los bebederos no funcionan y las placas conmemorativas a la última remodelación fueron removidas. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Un recorrido hecho por los tres principales paseos públicos de Torreón evidenció el deterioro y abandono en el que están sumergidos algunos de ellos. 

En el caso de la Plaza de Armas puede apreciarse que algunas de las bancas están dañadas, los bebederos no funcionan y las placas conmemorativas a la última remodelación fueron removidas.

Por el lado del Bosque Venustiano Carranza lo que salta a la vista está vinculado a que varios negocios situados en su interior permanecen cerrados.

En lo que respecta al alumbrado vale destacar que la semana pasada fue reemplazada por tipo led, sin embargo durante el recorrido hecho por Milenio saltaron a la vista averías en el mismo, principalmente una luminaria situada en la esquina de la calle Cepeda y avenida Juárez, la cual durante el día encendía y apagaba.

Por su parte en la Alameda Zaragoza el deterioro resulta más evidente debido a que las bancas han sido vandalizadas y en algunos casos quedaron deshechas, varias jardineras y espacios para árboles no cuentan con vegetación, además de que algunos monumentos carecen de las placas que los identificaban. 

También en algunos sectores el piso sufrió hundimientos y representan un riesgo para quienes transitan por ahí. Algunos bebederos no operan.

Por el lado del Bosque Venustiano Carranza lo que salta a la vista está vinculado a que varios negocios situados en su interior permanecen cerrados. Respecto a lo anterior, comerciantes consultados comentaron que esto puede adjudicarse a que no todos van a vender diariamente al paseo público y otros abandonaron su actividad comercial.

Otra cosa que puede apreciarse es que en los accesos ya no están las letras metálicas y la figura de Venustiano Carranza, presuntamente porque fueron hurtadas. En el interior puede apreciarse que espacios como la piscina han dejado de operar y sirven como reserva de agua tratada.

Cercano a esa área también pueden apreciarse algunos árboles que están marcados con círculos amarrillos y esto sirve como marca para determinar que ya fueron contabilizados por el censo que implementó recientemente la Dirección de Medio Ambiente en coordinación con universitarios.

Vale recordar que los tres espacios públicos han sufrido remodelaciones en los últimos diez años. 

La Plaza de Armas fue hace casi cinco años en el marco de las obras por el Centenario de la Revolución y los trabajos involucraron una inversión de 3.5 millones de pesos para la restauración de albortantes, colocación de jardineras, bancas y nuevo piso.

A inicios del presente año el alcalde Miguel Riquelme declaró a los medios de comunicación que sería en este mismo año cuando la Alameda Zaragoza y el Bosque Venustiano Carranza sufrían remodelaciones.


Por el lado de la Alameda Zaragoza, los últimos trabajos para mejorar sus áreas tuvieron lugar en la administración 2003-2005 y las obras consistieron en colocar bancas nuevas y rejas para separar las áreas verdes con la peatonal. La inversión, según registros hemerográficos, ascendió a los 2.5 millones de pesos.

Por último el Bosque Venustiano Carranza también sufrió una serie de mejoras durante el citado gobierno municipal y estuvieron vinculadas a la construcción de una cerca perimetral de acero y con un estilo clásico. Lo gastado para fueron 2 millones de pesos.

Cabe destacar que a inicios del presente año el alcalde Miguel Riquelme declaró a los medios de comunicación que sería en este mismo año cuando la Alameda Zaragoza y el Bosque Venustiano Carranza sufrían remodelaciones.