Necesaria mayor vigilancia en la Plaza de Lerdo

Visitantes y propietarios de estanquillos sufren por igual, puesto que los asaltos a negocio por la noche afectan a los comerciantes, mientras que los robos de autoestéreos pegan a los transeúntes.
El ayuntamiento de Lerdo solicitó recursos adicionales para Espacios Públicos.
Luego de cerrarse las calles en torno a la plaza para hacer un corredor, los clientes se alejaron. (Lilia Ovalle)

Lerdo, Durango

Los propietarios de los diversos estanquillos y puestos fijos, instalados en torno a la Plaza de Armas de la ciudad, están obligados a realizar inversiones para proteger su patrimonio.

"El año pasado robaron, tumbaron la ventanita que había atrás, eso obligo a poner pared y ya hasta tiene alarma el negocio".

Esto, debido a que los robos se han disparado y aunque hay patrullaje continuo, aseveran que no existen policías "de a pie que" custodien los comercios.

Nicolás Salazar, encargado del Estanquillo López, establecimiento dedicado a la venta de dulces y a la elaboración de lonches y otros alimentos, indicó que durante el año anterior el local fue violado por la parte trasera.

Aseveró que aprovechando la oscuridad de la noche, los ladrones literalmente desprendieron una ventana y se metieron para robar cigarrillos y la moneda que se quedaba en la caja.

"Se le tuvo que invertir porque aquí sí se requiere de más vigilancia, hay patrullaje, pero hace falta policía de a pie de manera permanente para vigilar el centro", indicó.

El mismo Salazar dijo que en días pasados andaba un "señor drogado haciéndola de cuento", y se fue hasta que él mismo lo decidió, debido a que no existe presencia policíaca en la Plaza de Armas, ubicada justo frente a la presidencia municipal.

Esta situación fue confirmada por Ricardo Ahumada, propietario del Estanquillo Plaza, quien mostrando fotografías tomadas con su teléfono celular, explicó que durante la noche del viernes pasado fueron violadas las alcancías de los juegos mecánicos que tiene trabajando a comisión junto a su negocio.

"Ayer (viernes) en la noche se robaron lo que se acopió de las alcancías de los juegos. Este año me han asaltado el negocio cinco veces y no denuncio porque es echarle dinero bueno al malo".

Una vez le comenté la situación a Ricardo Torres, de Plazas y Mercados, pero mejor le aviso a los vecinos para que tomen en cuenta el antecedente y cuiden sus negocios", aseveró.

Ricardo Ahumada estableció que luego de cerrarse las calles en torno a la plaza para hacer un corredor, en diciembre de 2013, los clientes se alejaron de la plaza debido a que no hay un sitio para dejar estacionado el automóvil y al tener que rodear olvidan volver a la Plaza de Armas o sencillamente ya ni siquiera lo intentan.

"Aquí en el estanquillo han venido cinco veces: me han quebrado los vidrios, han tumbado la puerta de atrás con todo y marco y pues me dejan todo un tiradero".

"Las ventas bajaron considerablemente porque no hay paso y tampoco hay vigilancia, sí pasan los vehículos pero no se paran en la plaza, sencillamente se quedan en las esquinas y eso no ayuda".

Ricardo reseña que en un primer robo le robaron el tanque de gas, luego el microondas y la mercancía, ahora las monedas de las alcancías de los juegos.

Estos robos también los resiente la ciudadanía, toda vez que para estar un rato en la plaza dejan los automóviles cuando menos 3 cuadras alejados y han reportado robo de autoestereos e incluso de baterías.