Plantas Medicinales, “el botiquín verde” que todo hogar debe tener

Fundación Produce integra un mercado de semillas para conservar los recursos genéticos
Invernaderos con cultivos medicinales.
Invernaderos con cultivos medicinales. (Foto: Especial)

Puebla

El mercado mundial de las plantas medicinales es de más de 75 mil millones de dólares, de las 23 plantas medicinales más comercializadas en el mundo, 21 están de México, de las cuales la mayoría se dan en el Estado de Puebla, informó la Bióloga Ana Luis Arellano Durán, coordinadora del sistema producto Plantas Medicinales en la Fundación Produce Puebla.

El dato proporcionado por la Universidad Nacional Autónoma de México y confirmada por el Delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca, Desarrollo Rural y Alimentación (SAGARPA) en Puebla, Alberto Jiménez Merino, es que todo hogar que tenga espacio suficiente, debe cultivar su botiquín verde.

En el municipio de Huehuetlán el Grande, en la comunidad de San Nicolás Huajuapan, que a su vez pertenece a la reserva ambiental de "El Tenzo", tiene una gran fauna y una gran flora, sobre todo medicinal, las comunidades aún siguen la tradición de utilizarlas plantas medicinales de manera cotidiana, sin embargo no hay un estudio de impacto ambiental que haya causado esta recolección, reconoció.

En ese lugar, 18 familias las recolectan de una manera sustentables para crear este"botiquín verde", que es tener las plantas clasificadas en un pequeño espacio, las que requiere la familia: "si en tu casa tienes alcohol, merthiolate, paracetamol, porque no tener también este cultivo de plantas", comentó.

En la época de lluvia, si se cultiva en el traspatio, se puede tener fresca la planta durante todo el año, algunas familias almacenan sus hierbas. Entre las que no deben faltar, son las que curan los problemas digestivos o intestinales, para las diarréas o dolores de estómago se debe tener el Epazote Zorrillo, del género quendoponium. La planta elimina parásitos.

Otra remedido muy buscado es el que da la árnica, el error es que arrancan toda la planta, cuando el principio activo lo tiene la flor. Combate la gastritis, la úlcera o para la var heridas externas. Para no acabar con la reserva de árnica o para evitar que al almacenarla se apoxcahue, es decir se pudra por los hongos que salen con la humedad, se debe extender en un lugar limpio y fresco como una mesa, una vez que se seca, se mete en bolsas de papel estraza con la fecha de fecha de recolección, de donde y con fecha de caducidad; porque también tienen caducidad; los principios activos tienen aproximadamente duración de un año.

Por otra parte, en la Fundación Produce se creará un banco de semillas de las plantas autóctonas, para conservar los recursos genéticos, documentar el uso de las plantas medicinales, con el fenómeno de la migración de personas, las comunidades se quedan sin ese acervo cultural, ya no se trasmite; de ahí la importancia de recuperar éstos conocimientos. La siguiente meta será comercializar..

Al tener algunos problemas para germinar ciertas semillas, Arellano Durán pidió a Mario Valadez del Colegio de Posgraduados, apoyo técnico, porque las plantas de mayor demanda son las silvestres, las cuales al ser domesticadas; presentan una tasa de germinación muy bajo, implica todo un proceso y apoyo de los expertos.

El 90% de las plantas medicinales, son silvestres, por eso se debe crear el banco de semillas. Alemania compra el 54 por ciento de las plantas medicinales que se producen, Estados Unidos el 13%, España y Francia el 13, Portugal 3, Inglaterra, 2% y el resto del mundo el 15%.

En mayo del 2103 se invitó a los recolectores – el primer eslabón- a una reunión, sin embargo algunos de ellos invitaron a los comercializadores, llegaron europeos de los laboratorios y empresas. Una partera de Cuetzalan tomó la palabra y les reclamó: "vienen a nuestras comunidades y se roban la información, se llevan las plantas, las transforman y se enriquecen".

La situación real es que la población de El Tenzo se pasa en el monte cuatro o cinco horas para recolectar plantas como la Valeriana, se las venden a las empresas en quine pesos el kilo y ellos venden el medicamento en mucho más. Además, lo compran a $15.00 ya deshidratada, sin olvidar que el tubérculo pesa unos cinco kilos, al secarse solo pesa dos kilos o menos.