En Madero la planta servirá a los empresarios agrícolas

Se basa en reactores que trabajan a base de bacterias y se instaló en una hectárea ubicada en el ejido Las Vegas, sitio donde el municipio cuenta con una laguna de oxidación.
Lagunas de oxidación en el Ejido Las Vegas de Francisco I. Madero.
Lagunas de oxidación en el Ejido Las Vegas de Francisco I. Madero. (Lilia Ovalle)

Francisco I. Madero, Coahuila

Con un padrón que contabiliza poco más de 18 mil cuentas, SIMAS Madero aplica estrategias para incrementar sus ingresos.

Así debió establecer una cuadrilla contratada ex profeso para detectar y clausurar tomas clandestinas y considera la instalación de medidores, pues sólo el 20 por ciento de los usuarios cuenta con uno.

En cuanto a la instalación de filtros antiarsénico, tres se encuentran en fase de pruebas: el primero en el pozo Almacén que se está situado en la cabecera municipal, uno más en el ejido Virginias y el tercero en San Esteban, enclavado al oriente de la ciudad.

Jesús Fernando Caballero Guerrero, gerente general de la paramunicipal dijo que en la captación por concepto de pago del servicio, el 60 por ciento asume compromisos, de un universo de 18 mil 900 usuarios que pronto podrían quedar sujetos a cobro por concepto de saneamiento.

Aunque en el municipio no existe aún una planta tratadora de aguas residuales, con una denominación de Planta Mecanizada de Biorector Combinado, SIMAS refirió que el fallo de la licitación lo ganó la compañía Valsi Agrícola Industrial S.A. de C.V., empresa originaria de Guadalajara.

Con inversión tripartita en la que inicialmente se estableció que la federación aportó 36 millones, el gobierno del Estado 7 millones y el ayuntamiento 4.2 millones de pesos, lo que suma 47.2 millones, ahora por ajustes en la obra se establece que el costo será de 62 millones de pesos.

Al igual que en Matamoros, el ayuntamiento de Francisco I. Madero no tuvo margen de maniobra en el fallo de la obra que fue emitido el 22 de diciembre pasado.

Aunque se dijo que en los primeros 4 meses quedaría edificada con reconversión de agua negra para uso agrícola, pudiendo vender el agua a 95 centavos el metro cúbico, se continúa esperando su arranque.

El alcalde David Flores Laventant detalló a inicios del año que la obra tendría una inversión total de 47 millones de pesos con una mezcla de recursos de los tres niveles de gobierno, pero ahora la gerencia de SIMAS Madero estipula que debido a modificaciones y ajustes técnicos, tendrá un costo de 62 millones de pesos.

Entusiasta, el edil en su momento dijo que la obra pretende aprovechar un gasto de 42 litros por segundo, con una ampliación de hasta 60 litros.

Se basa en reactores que trabajan a base de bacterias, siendo instalada la planta sobre una superficie de una hectárea ubicada en el ejido Las Vegas, sitio donde el municipio cuenta con una laguna de oxidación que concentra las aguas negras de la ciudad.

No hay planta tratadora pero hay una denominada Planta Mecanizada de Biorector Combinado, SIMAS refirió que el fallo de la licitación lo ganó la compañía Valsi Agrícola Industrial S.A. de C.V., empresa originaria de Guadalajara.

Flores Lavenant aseveró que se utilizará tecnología alemana aplicada en 27 plantas tratadoras en el país, lo que reduciría el costo operativo debido a su eficaz funcionamiento. No obstante, con desfases, se espera que la planta tratadora sea entregada a finales de diciembre próximo.

Por su parte aunque el gerente Caballero Guerrero enfatizó el beneficio del saneamiento del agua residual, confirmó que el agua será vendida a productores agrícolas y a empresarios relacionados con la empresa lechera más grande del país ubicados en terrenos de ejido Las Vegas, desvirtuando así el sentido de beneficio social en la cual se basó la donación del terreno que hicieron los ejidatarios.

Para darle cobertura al cien por ciento ahora se anuncia la instalación de dos filtros más en los pozos Alamito e Isabeles puesto que en Madero todas las norias rebasan con el doble o triple, la Norma Oficial Mexicana 127-SSA1-1994 que establece como límite permisible .25 microgramos de arsénico por litro de agua potable.