Productores modifican presupuesto ante plaga

Manuel Vázquez, entomólogo de la UJED, aseguró que es necesario trabajar con los enemigos naturales del pulgón amarillo, así como con variedades más resistentes de sorgo.
El pulgón amarillo, la nueva plaga que llegó desde África.
El pulgón amarillo, la nueva plaga que llegó desde África. (Miguel Ángel González)

Torreón, Coahuila

Originario del continente Africano, el pulgón amarillo es un insecto del grupo de los homópteros, nueva plaga que llegó a la Región Lagunera ocasionando pérdidas totales en el 50% de la producción de sorgo del Ciclo Agrícola y el otro 50% con diferentes niveles de afectación.

Lo peligroso del pulgón amarillo es su rápida proliferación y sus dos principales formas de atacar a la planta.

La nueva plaga afecta principalmente a la caña de azúcar, al igual que a otros pastos y plantas de la misma familia, como es el sorgo, el maíz y la avena.

La primera de manera directa, como alimento logrando hacer que las hojas se tornen a una tonalidad rojiza y la segunda de forma indirecta, dejando una especie de mielecilla que excrementa el pulgón y que demerita la calidad de la cosecha.

El insecto se trasladó de África hacia los países más cercanos, luego llegó a América, afectando primero a Venezuela y Argentina, después a Estados Unidos.

En el 2013 cruzó Texas y llegó a Tamaulipas, después a Sonora, Sinaloa y a finales del año pasado arribó a la Región Lagunera, ocasionando daños en la mayoría de los cultivos de sorgo en el 2015, comentó el entomólogo de la Universidad Juárez del Estado de Durango con sede en el ejido Venecia, Durango, Manuel Vázquez.

Actualmente el pulgón amarillo se ha extendido al Bajío y Morelos, pero se ha descubierto que ya en todo el país se tiene la presencia del insecto.

Explicó que la plaga es muy pequeña y tiene la capacidad de volar, por eso es posible que viaje fácilmente a través del viento, maquinaria y herramientas.

Este insecto se detectó desde el año pasado en La Laguna, pero en la etapa final y fue hasta este ciclo agrícola primavera-verano que se reconoció la magnitud de la población, ante los graves daños que ocasionaron.

"En algunos casos fue daño total pues la plaga acabó con la planta y en otros casos se pudo salvar cosecha por la aplicación de insecticida", expresó.

La forma en que afecta es que primero coloniza las hojas, es decir, llenan las plantas y a través de un tipo pico que tienen, succiona la savia y luego producen una mielecilla, que entre los agricultores se conoce como "goma" y sobre esta se desarrolla un hongo que oscurece la superficie de la hoja y la planta no puede recibir la luz del sol.

Además que al extraer tanta savia la planta se puede secar, aunado a esto, el entomólogo señaló que el pulgón producen cierto tipos de virus que puede llegar a matar plantas enteras.

La experiencia que tuvieron en este año, es que han aprendido a combatir el pulgón amarillo con insecticidas adecuados aplicados en tiempo y en la primera etapa, además de utilizar enemigos naturales, como las catarinas o crisopas que ayudan en su combate.

Señaló que debido a que en la etapa final del ciclo del sorgo hubo una gran cantidad de insectos benéficos, que contribuyeron a detener la población, las siembras posteriores alcanzaron a desarrollarse bien.

Para Manuel Vázquez es necesario trabajar con enemigos naturales así como con otras variedades de sorgo que son más resistentes al pulgón.

"Casi total ha sido la afectación, pues no hay área de la región Lagunera que se haya escapado del insecto y fueron las primeras siembras las más afectadas".

El problema es que ahora los campesinos que se orientaban por sembrar sorgo, debido a que no implicaba gastos de insecticidas, ahora tendrán que modificar su presupuesto y aprender a convivir con el insecto.

"El animal llegó para quedarse", externó.

Para el entomólogo es probable que el insecto regrese para el próximo ciclo agrícola, sin embargo ante la experiencia acumulada y los trabajos de investigación que llevan a cabo diferentes universidades, como la UJED, el INIFAP, entre otras, se contará con más herramientas para asesorar a los productores.

En sus veinticinco años de experiencia estudiando insectos, Manuel Vázquez aseguró que no había visto a una plaga crecer tan rápido, con un increíble desarrollo de la población, situación que obliga a tomar rápidas decisiones para su combate.